domingo, 6 de marzo de 2016

Diario de viaje: Cracovia en un fin de semana II

Día 2: Centro histórico de Cracovia



Nuestras primeras horas en Cracovia nos habían dejado con una buena impresión de la ciudad, aunque todavía era temprano para atrevernos a dar un juicio de valor. Ya sabemos que las ciudades cambian mucho por el día respecto a la noche; quién sabe si, a la luz del sol, Cracovia nos seguiría impresionando tanto como lo había hecho hasta entonces. Nos quedaba aún mucho por ver, aunque teníamos la impresión de que las cosas solo podían ir cada vez a mejor. ¡Este sería un viaje de 10

Te quiero en polaco
"Te quiero" en polaco (Se supone)
Empezamos nuestro segundo día dirigiéndonos a la Plaza del Mercado y buscando algún sitio donde desayunar. Nos recomendaron una chocolatería a la vuelta de la esquina donde ofrecían desayuno a muy buen precio, y allá que fuimos. El sitio en cuestión se llama Karmello Chocolatier y la opción que escogimos incluía un café a elegir o chocolate caliente + croissant + una tarrinita de chocolate fundido (blanco, negro o con leche) para mojar el croissant. Todo eso por 9PLN; nada mal. En esta tienda vendían, además, chocolate artesanal con una pinta estupenda. Como el cambio de divisas nos beneficiaba, compramos una caja aprovechando que se acercaba San Valentín. "La increíble historia de cómo impresionar a tu pareja por muy poco dinero".

Terminado el desayuno, ya estábamos listas para emprender marcha. Volvimos a la Plaza del Mercado y nos unimos a un grupo que justamente acababa de empezar un tour gratis por Cracovia. Aunque nosotras lo hicimos con la compañía Cracow Free Tours, hay un par o tres que salen desde ese mismo lugar a las 10:00h y a las 10:30h. El tour en cuestión duró dos horas y paseamos por todo el casco antiguo de la ciudad que, si bien es pequeñito, guarda mucha historia detrás. El recorrido que se sigue en el tour es el siguiente:

1. Basílica de Nuestra Senora, mejor conocida como Iglesia Mariacki
2. Las murallas de la ciudad medieval y la Barbacana
3. Calle de San Florián
4. Plaza Mayor
5. Sukiennnice El Mercado de los panos
6. Iglesia de San Adalberto
7. La torre del Ayuntamiento
8. Collegium Maius
9. La ventana del Papa
10. Iglesia de San Francisco y su vidriera "Dios en la creación – Hágase!”
11. La calle Grodzka
12. La Iglesia de San Pedro y San Pablo
13. La Iglesia de San Andrés
14. La calle de los Canónigos
15. Catedral del Castillo Wawel
16. Castillo Real de Wawel

Y qué mejor manera de mostraros la ciudad que con imágenes:

Murallas de la ciudad medieval

Iglesias y basílicas

Plaza del Mercado y alrededores del Castillo Real de Wawel

Si tuviéramos que describir el centro histórico de Cracovia, diríamos que nos pareció que todavía quedaban algunos rastros del Comunismo que se podían percibir en la Plaza del Mercado, por ejemplo, tan amplia y extensa, y en algunos callejones de la ciudad. Nos encantó lo pintoresca que puede llegar a ser y nos recordó en cierto modo a otras perlas como República Checa o, incluso, Lituania. El tour termina dentro de las murallas del Castillo de Wawel, por lo que paseamos por los patios y los jardines que nos parecieron, por cierto, preciosos. A destacar la capilla dorada que sobresale en el paisaje. Desde que descubrimos los tours gratis a pie en español hace un par o tres de años, no hay viaje en el que no aprovechemos para conocer las historias de las ciudades de esta forma. Consideramos que esta es una excelente opción para establecer una primera toma de contacto cuando disponemos de pocos días. Así, nuestro consejo es invertir la mañana del primer día conociendo la ciudad de mano de un guía para haceros una mejor idea de cómo es y cómo está todo distribuido. Tan solo son dos horas y, además, uno paga la cantidad que esté dispuesto a donar al finalizar el tour. Una vez terminado, ya sabremos mejor cómo movernos y nos podremos dedicar a pasear tranquilamente o terminar de ver aquellos lugares que, quizá por estar algo más alejados, no se incluyen en el tour a pie. Disclaimer: ¡Que conste en acta señoría que no estamos haciendo publicidad ni promocionando ninguna compañía en concreto, sino que nos basamos en nuestra experiencia y opinión personal!


Con calma, volvimos andando al centro de la ciudad y buscamos un sitio donde comer, pues el hambre acechaba y sabíamos que íbamos a pasar la tarde entretenidas visitando el segundo punto de interés de Cracovia: Kazimierz, el barrio judío. Dedicaremos un post únicamente para hablar de este barrio en la próxima entrega ;) 

Disfrutando de una zapiekanka
Tras la visita al barrio judío, acabamos en una especie de bar-restaurante que desde fuera tenía pinta de ser un sitio de kebabs pero que en la planta de abajo tenía salitas bien apañadas. Aprovechamos para comer una zapiekanka, que es media baguette horneada con queso y champiñones y recubierta de ketchup. Se parece bastante a una pizza y para lo grande que era costaba alrededor de 1€. Por si os interesa, en Kazimierz hay un sitio llamado Endzior (en la calle plac Nowy 4) donde venden los mejores zapiekanka de Cracovia.

Endzior Krakow
Endzior, en el barrio judío de Cracovia

Cerveza polaca y relax
Acto seguido nos fuimos al apartamento a descansar, pues llevábamos en pie desde muy temprano y no habíamos parado de caminar en ningún momento. Ahora tocaba un poco de relax y unas cervecitas para terminar de redondear la tarde... Pasadas un par de horas, decidimos que había llegado el momento de "hacer un pensamiento", así que buscamos un lugar donde cenar. Nos habían hablado muy bien del restaurante U Babci Mailny, y como justamente se encontraba tan solo a tres calles de nuestro apartamento, fuimos allá sobre las 21:00h solo para encontrarnos con que... ¡estaba cerrado! Hasta entonces no habíamos tenido ningún tipo de problema con el horario de comidas y cenas en Cracovia, ni siquiera la noche anterior cuando salimos a cenar pasadas las 22:00h. Deambulamos un poco por las calles y acabamos en uno llamado Karczma Regionalna Goscinna Chata, en la calle Sławkowska 10, prácticamente enfrente del U Babci Mailny. La verdad que no sabíamos qué esperar, pero dimos en el clavo al elegir este sitio. Nos pedimos algo que nos resultó muy curioso: el Żurek, una sopa de champiñones dentro de un bollo de pan que imita a una cazuelita. Por lo visto, esto es típico también en Alemania, aunque eso no lo supimos hasta entonces. Pese a que, en realidad, la receta tradicional es una sopa agridulce con trozos de salchicha blanca, patata y huevo, la nuestra por algún motivo era de champiñones. Quién sabe. El caso es que estaba riquísimo y no dejamos ni las migas (literalmente). Pese a que casi todas nos cogimos un Żurek, una de nosotras quiso innovar y apostó por un Bigos, plato típico polaco, que consiste también en un pan como el Żurek solo que relleno de col agria (parecido al chucrut) y varios tipos de carne, embutido, setas y ciruelas. Aunque no viene en forma de sopa, ¡estaba buenísimo!

Żurek, la susodicha sopa dentro de un pan

Después de nuestra experiencia gastronómica buscamos un lugar donde salir a bailar y ver si teníamos más suerte que la noche anterior. Entramos en un club llamado The Square Club que, como todos los de Cracovia, son subterráneos y tienen mil pasillos y salas. Quizá es que esa noche no estábamos muy puestas en situación, pero nos pareció un poco incómodo el hecho de que 1) El de la barra nos quisiera timar con el precio de los cubatas (cobran la ginebra y la tónica por separado para preparar un gintonic ¿?) 2) Los polacos bailaran salsa con música RnB de fondo. 3) Apenas fueran las 23:00 y ya estuvieran todos borrachísimos nivel "que alguien me sujete la cabeza o me caigo" y 4) Nos intentaran dar conversación de forma violenta y un poco agresiva-discriminatoria. Será que no estamos hechas para la fiesta polaca o sería que llevábamos todo el día de arriba para abajo, pero el caso es que pasadas un par de horas abandonamos el local para dirigirnos a un sitio mucho mejor, más cómodo, más reconfortante... la cama. Y así acabó nuestro segundo día en Cracovia.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

  1. Lo de la sopa en un pan es también típico en Praga. Fue allí la primera vez que vi un plato así! jejeje Y lo de ir a cenar a las 21.00 horas... Si es que fuera de España, eso es tardísimo! jejeje

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...