jueves, 23 de abril de 2015

Sant Jordi

Hoy, 23 de abril, se celebra mi fiesta favorita del año: la Diada de Sant Jordi (el Día de San Jorge), patrón de Cataluña, Aragón y Baleares. En mi ciudad, Barcelona, es un día de lo más especial: las calles se visten de rojo y amarillo, hay libros y rosas de todos los colores imaginables y todo el mundo sale a la calle a vivir el día más bonito del año. Seguro que alguna vez habéis oído hablar de esta tradición, pero hoy, como no podía ser de otro modo, queríamos explicárosla desde nuestro punto de vista =)


La leyenda de Sant Jordi

Desde bien pequeñita me explicaban cada año en el cole la leyenda de Sant Jordi durante aquellos días previos en que dibujábamos dragones, hacíamos rosas de papel y preparábamos los poemas que expondríamos en los Juegos Florales, así que hoy regreso a mi más tierna infancia y os explico la versión de la leyenda que yo recuerdo.

Hace muchos, muchos años, la villa de Montblanc estaba siendo aterrorizada por un dragón. Este vivía en una cueva a las afueras del pueblo, y sus habitantes, con tal de no sufrir las terribles consecuencias de la furia del dragón, le ofrecían tres animales de su ganado particular cada día para que se alimentara: empezaron con las ovejas, siguieron con los bueyes y, cuando estos se acabaron, comenzaron a darle caballos. Sin embargo, esta situación no podía durar eternamente, claro está, y llegó el día en que los animales se acabaron. Así pues, los habitantes del pueblo se reunieron en una asamblea y llegaron a la conclusión de que, si querían continuar como hasta entonces, tendrían que empezar a ofrecerle personas en lugar de animales. Todos los nombres sin excepción, incluidos los del rey y la princesa, se introdujeron en un caldero, y cada día una mano inocente elegía a aquel que tendría que dirigirse al día siguiente a la cueva del dragón. Pero llegó el día en que la suerte dejó de sonreír a la familia real y salió el nombre de la princesa... El rey, abatido, se negó en redondo, pero la muchacha aceptó su destino y partió hacia la cueva del dragón. Cuando estaba a punto de comérsela, llegó el caballero Sant Jordi a lomos de un caballo y lo mató con su lanza para salvar a la princesa. De pronto, de la sangre que brotaba de la herida del dragón, comenzaron a nacer miles de rosas rojas, y el caballero obsequió con una de ellas a la princesa.

La Diada

Como ya sabréis, el 23 de abril se regalan rosas y libros por doquier. Después de leer la leyenda ya sabréis por qué es el día de la rosa, pero ¿por qué es el día del libro? Pues para conmemorar a dos grandes de la literatura, ya que Cervantes y Shakespeare fallecieron el 23 de abril de 1616. Pero atención, porque realmente esto no es así: Cervantes murió el 22 y fue enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril del calendario juliano -que se corresponde con el 3 de mayo del calendario gregoriano, el nuestro-. También fallecieron el mismo día (aunque en años distintos) Garcilaso de la Vega, William Wordsworth y Josep Pla.

La Diada de Sant Jordi es una tradición verdaderamente especial: este día, las mujeres reciben una rosa y los hombres reciben un libro, pero, en mi opinión, lo más bonito es que no es algo que se limita a las parejas, sino que pueden regalarse entre padres e hijos, entre amigos... Sin duda, yo esta tarde me voy a dar un paseo por el centro y a respirar el ambiente de este día tan bonito y especial. Si no habéis tenido todavía la ocasión de vivirla en primera persona os lo recomendamos, porque es impresionante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

  1. Es una tradición que me gusta mucho. Hace ya varios años, estaba en Cataluña ese día con varias amigas y les compré una rosa a cada una, pero aún espero los libros...

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...