lunes, 27 de abril de 2015

El Monasterio de Piedra (Zaragoza)

Hace unos meses os hablamos de la escapada que hicimos a Zaragoza para ver el Parque Natural del Monasterio de Piedra, un precioso parque natural situado en el municipio de Nuévalos, a poco más de una hora y media de la capital aragonesa. Antes de investigar sobre el lugar solo había oído hablar del parque, pero encontraréis mucho más, como por ejemplo el Monasterio, que todavía se conserva. ¿Nos acompañáis en este paseo por su historia y sus dependencias?

Como ya os expliqué en este post, a la hora de adquirir las entradas tenéis dos posibilidades: la entrada del Monasterio o bien la entrada combinada que también incluye el acceso al parque natural. El motivo principal de nuestra visita era el parque, así que adquirimos la combinada, ¡y cómo nos alegramos!  De este modo tuvimos la posibilidad de visitar el Monasterio, adonde fuimos después de comer.

Nada más entrar, nos informaron de que estaba a punto de comenzar una visita guiada totalmente gratuita y que podíamos unirnos si queríamos, lo cual me pareció genial, así que por supuesto nos apuntamos =)


BREVE HISTORIA DEL MONASTERIO

A finales del siglo XII, Alfonso II de Aragón donó a los monjes de Poblet el castillo de Piedra para que fundaran allí un monasterio cisterciense, pero entre unas cosas y otras no fue hasta 1203, 17 años después, cuando comenzó a construirse el Monasterio de Piedra, que pertenece al gótico cisterciense, cuyas características son una arquitectura sobria, sencilla, austera y luminosa.

Los monjes vivieron allí tranquilamente algo más de 600 años, pero a partir de 1808 sufrieron tres expulsiones. Las dos primeras tuvieron lugar en 1808 y 1823 y posteriormente se les permitió volver, aunque la definitiva se produjo en 1835 con la desamortización de Mendizábal (la expropiación de bienes eclesiásticos para financiar al ejército liberal que apoyaba a Isabel II en la I Guerra Carlista) y, de este modo, se puso punto y final a la comunidad. Los bienes y edificios conventuales fueron subastados, y no fue hasta 1844 hasta que su entonces propietario transformó los huertos del Monasterio en un jardín paisajista. Desde entonces se ha habilitado un hotel, se ofrecen diferentes exposiciones en el claustro y se ha conseguido preservar el conjunto en el estado que vemos actualmente.


DEPENDENCIAS

Tras ponernos en situación en el contexto histórico de la creación y disolución del Monasterio de Piedra, comenzamos a ver sus dependencias.
 
Claustro

El claustro es un patio cuadrangular que cuenta con una galería porticada en sus cuatro lados. El del Monasterio de Piedra sigue el modelo arquitectónico de abadía cisterciense hispano-languedociana y está situado al sur de la iglesia abacial. De las dependencias que allí se encontraban, hoy día solo se conservan la sala capitular y el dormitorio común (actualmente es el restaurante Reyes de Aragón, uno de los dos restaurantes que encontraréis en el complejo).


Sala capitular

Era la sala en la que cada día los monjes se reunían con el abad. Allí se leían y comentaban algunos pasajes de la Regla de San Benito de Nursia y se debatían cuestiones relacionadas con el gobierno de la abadía.


Iglesia

La iglesia abacial del Monasterio se construyó entre 1262 y 1350 y, al igual que el claustro, responde al estilo arquitectónico de iglesia hispano-languedociana. Tenía planta de cruz latina y cinco ábsides en la cabecera. Actualmente se encuentra en ruinas a causa del abandono que sufrió a partir del siglo XIX tras la desamortización.

 
La cillería (Museo del Vino)

Una actividad destacada del Monasterio de Piedra fue la producción de vino para consumo propio de los monjes y para venderlo en Calatayud y Daroca. Esta actividad tenía lugar en la cillería y el vino era de muy buena calidad, y es por ello que la Denominación de Origen de Calatayud dedidió ubicar en esta sala el Museo del Vino, una exposición en la que encontraréis objetos y paneles explicativos. También es posible visitar la bodega.

Museo de Carruajes

Exposición en la que se exhiben carruajes de los siglos XIX y XX. 

 
El reflectorio y la cocina (Museo del Chocolate)

El reflectorio era el comedor del monasterio, y era accesible desde el claustro para los monjes y desde la cocina para los sirvientes. Actualmente, en la cocina se acoge la Exposición de la Historia del Chocolate, pues fue aquí donde en 1534 se elaboró chocolate en Europa por primera vez, ya que Fray Jerónimo de Aguilar, uno de los compañeros de Hernán Cortés en la conquista de México y antiguo fraile del Monasterio, envió cacao junto con una receta al abad del Monasterio.

El Callejón de los Conversos

Esta galería abovedada era el pasillo a través del cual accedían a sus dependencias los hermanos legos conversos, que eran hombres que hacían votos imcompletos. Tenían sus propios espacios, se ocupaban de los trabajos manuales de la abadía y no podían mezclarse con los frailes. 


Y así finalizó esta interesante visita al Monasterio de Piedra que tuvo una duración de, aproximadamente, 30 minutos. Con un precioso parque natural por el que pasear entre lagos y cascadas, una gastronomía estupenda y un hotel con spa, ¿no os parece un lugar ideal para escapadas de relax?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios:

  1. Me pilla cerca de casa, un sitio espectacular para echar el día, tanto pòr el monasterio en si como por todos los estanques y cascadas que lo rodean! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un sitio precioso =) Creo que el principal reclamo es el parque natural, pero la visita al monasterio también merece mucho la pena. El claustro es muy bonito y ver la iglesia en ruinas la verdad es que impresiona. Saludos!

      Eliminar
  2. Qué bonito, tengo muchas ganas de ir al Monasterio de Piedra, lo malo es que está lejillos de Madrid y en transporte público es un poco rollo (hay que ir en tren hasta Calatayud) pero a ver si puedo escaparme un fin de semana de estos. Las fotos que habéis puesto muy chulas, aunque casi más que el Monasterio lo que más me llama es la cascada y el Parque Natural.
    ¿Os alojasteis en el Monasterio?
    Un abrazo de la cosmopolilla

    ResponderEliminar
  3. Es un sitio muy chulo y también sorprendente porque no te esperas encontrar un sitio así en medio del secarral en el que está!
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hace unos años pasamos por el Monasterio de Piedra y no pudimos entrar, pero sí disfrutamos de su entorno. Tras leer tu post, veo que nos perdimos muchas cosas interesantes, aunque los alrededores también son muy bonitos.

    ResponderEliminar
  5. Nunca he estado en Zaragoza! Este post me será muy útil cuando vaya.
    Los monasterios en general me encantan, me transmiten solemnidad, calma...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito!!
    Me gustan los monasterios y me falta conocer esa zona, además con Museo de Carruajes y una exposición sobre el chocolate lo hace más que apetecible :)
    Buen post! Saludos viajeros ;)

    ResponderEliminar
  7. Que belleza! El próximo año espero poder visitar España, es muy difícil decidirse por un lugar! Todo es hermoso!

    ResponderEliminar
  8. Ver el monasterio y dejarse el parque es de pecado mortal. Menos mal que sacasteis la entrada combinada. Yo estuve varias veces en unos pocos años y siempre me gustó, pero ahora hace ya mucho tiempo que no voy por allí. Es una excursión muy recomendable.

    ResponderEliminar
  9. He visitado las cascadas en varias ocasiones pero tengo pendiente la visita al monasterio. Por lo que veo merece la pena.

    Gracias,
    GranPumuki

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...