viernes, 20 de marzo de 2015

Ruta por el norte de Italia y los Alpes suizos (I)

Este viaje, que surgió de forma totalmente espontánea, lo recuerdo ahora como uno de los mejores de 2014 (¡y eso que tiene mucha competencia!).

Después de pasar un verano descafeinado en Dublín, en septiembre estaba deseando escapar del invierno irlandés, que empezó a mitad de agosto, a algún sitio más al sur.

Me puse manos a la obra a estudiar todas las posibilidades low cost que ofrecía Ryanair y, tras barajar varias opciones e investigar un poquito por internet, mi pareja y yo decidimos volar a Bérgamo para hacer una ruta en coche por el norte de Italia y Suiza.

Fue una semana escasa de lo más variada y muy bien aprovechada. Os cuento nuestra aventura día a día.


Día 1

Llegamos a Bérgamo a eso de mediodía. Recogimos el coche en el mismo aeropuerto, en una oficinita con una cola considerable, donde nos atendió un buen señor que cumplía con todos los estereotipos italianos. Cuando llegamos a la ciudad de Bérgamo ya era media tarde y decidimos aprovecharla al máximo. Nos alojamos en el hostel My Room Eco. Después de dejar nuestras cosas en el hotel, fuimos a la Città Alta de Bérgamo, la parte más antigua y bonita, situada en una colina con vistas a la Città Bassa, la parte nueva de la ciudad (donde se encontraba nuestro hotel) y los campos circundantes. No son unas vistas impresionantes, pero a la luz del atardecer ganan mucho.

Ruta Italia y Alpes suizosAprovechamos los últimos rayos de sol para recorrer las callecitas de la Città Alta, ideales para trabajar piernas y glúteos, por cierto, y para probar un helado inolvidable en la pastelería Cavour, camino de la Piazza Vecchia. Juro que no he comido un helado de chocolate tan bueno en mi vida. Y eso que la Gelateria Caffetteria Italiana de Barcelona había puesto unos estándares muy altos (¡clic aquí si te gustan los helados y vas a estar en Barcelona!).

La Città Alta desprende encanto y tranquilidad. Posiblemente influyó que fuese mitad de septiembre y última hora de la tarde, pero aun así Bergamo no tiene pinta de ser un hervidero de turistas en verano.

De visita obligatoria son la Piazza Vecchia con su Torre Civica y  Santa Maria Maggiore, pero recomiendo callejear. Así es como descubriréis pequeños callejones, tiendecitas, cervecerías y rincones especiales. Nosotros entramos en una iglesia situada entre otros dos edificios, que no destacaba nada por fuera y sin embargo dentro, aunque algo decadente, era bastante acogedora e interesante.

Cenamos en una cervecería en la Città Alta. Nos sirvieron unas raciones generosas de comida casera que regamos con cerveza local, por supuesto. No recuerdo el nombre de la cervecería, pero estoy segura de que el 98% de los restaurantes que puedes encontrar por la zona servirán buena comida. Intenta evitar siempre los más turísticos, en las calles principales y con carteles llamativos y menús en 20 idiomas. Por lo demás, la cocina italiana es garantía de exquisitez.

Ruta Italia y Alpes suizos


Día 2

La mañana siguiente emprendimos el camino hacia el noroeste haciendo parada en varios pueblecitos.

Nuestra primera parada fue en Lecco. Este pueblo en concreto no lo calificaría de idílico, pero está a los pies del Resegone, una montaña de piedra maciza que fue nuestro aperitivo prealpino. Aprovechamos para coger el funicular en Piani d'Erna y hacer una pequeña ruta a pie por la montaña, aunque tuvimos la mala suerte de que era un día nublado y estropeó bastante las vistas.

Continuamos en coche hasta Bellaggio, un pueblecito encantador a orillas del Lago di Como. Es un pueblo de calles estrechas y empinadas, lleno de tiendecitas de artesanía y tiendas de productos típicos, claramente más turístico que Lecco, pero precioso y recomendable para dar un paseo.

Ruta Italia y Alpes suizos

Ruta Italia y Alpes suizos


A última hora de la tarde cogimos un ferry de Bellagio hasta Cadenabbia, al otro lado del lago.


Ruta Italia y Alpes suizos
El Campanile de Ossuccio
Paramos brevemente en Ossuccio cuando ya caía la noche, para ver el icónico campanile de la iglesia de Santa Maria Maddalena y la Isola Comacina, y continuamos hasta nuestro destino final: Como. Cenamos en la pizzería La Griglia, cercana al centro y al lago y muy recomendable. Y esta vez pasamos la noche en otro hotel Eco: el Respau Eco Hostel, que nos dejó bastante que desear.













Día 3 

Y al tercer día... ¡resucitó de entre los muertos! Digo... Continuamos nuestra ruta rumbo al salvaje oeste.

Nuestra primera parada del día fue en Caravino, donde visitamos (por fuera) el Castello di Massino bajo un sol abrasador. El pueblo es diminuto, así que la visita no dio para más y seguimos conduciendo hasta Ivrea.

Paramos de camino a comer en un restaurante que había en la carretera principal cruzando un pueblo. Y siento de verdad no recordar el nombre, porque fue una grata sorpresa. Era un restaurante normal y corriente con menú del día y unas pocas mesas, pero comimos cantidad y calidad por 11€/persona.

Ya en Ivrea aparcamos y nos pusimos a deambular en busca del castillo, pero nos fuimos algo decepcionados. El pueblo en sí no tiene nada especial (no es que sea feo, pero tampoco tiene nada destacable) y el castillo estaba cerrado y totalmente dejado. Claramente no se ha invertido nada en conservarlo. Con este panorama y el calor de mediodía que no invitaba a estar dando vueltas por la calle decidimos volver al coche (¡y al aire acondicionado!) y continuar la ruta.

Siguiendo el curso del río Dora Bàltea, entramos por fin al Valle de Aosta y llegamos hasta el Fuerte de Bard, que casi nos pasamos de largo. No hay muchas indicaciones, así que hay que estar bien atentos. Por suerte llegamos cerca de una hora antes del cierre y todavía de día y nos dio tiempo a visitar el fuerte y disfrutar de las preciosas vistas del valle.

Me llamó mucho la atención el color del agua del río. Es de un azul claro intenso, que me recordó (salvando las distancias) al del Blue Lagoon de Islandia. Muy bonito y peculiar. Supongo que el color debe de tener alguna explicación en los minerales que hay en la tierra de esa zona.

Ruta Italia y Alpes suizos
Fuerte de Bard

Proseguimos el viaje y aprovechamos los últimos rayos de sol para visitar un par de castillos antes de llegar a nuestro destino esa noche.

El Castello di Verrès lo vimos desde el coche, ya que para esa hora estaba cerrado y llegar hasta él nos hubiese supuesto un buen rodeo; pero sí subimos andando hasta el Castello di Ussel en Châtillon. También estaba cerrado, pero  pudimos acercarnos y rodearlo y disfrutar de la puesta de sol en el valle.

Ya de noche llegamos a Gignod, un pueblecito (o aldea, más bien) donde pasamos la noche en el que fue sin ninguna duda el mejor alojamiento de este viaje y de muchos otros viajes. Reservamos una habitación en el Grand Saint Bernard y decidí que quiero vivir allí. La dueña, Paola, es un encanto y nos aconsejó un par de sitios para cenar en Aosta ¡Y para allá nos fuimos!

La verdad es que me hubiese gustado dedicar algunas horas más a Aosta, porque solo tuvimos ocasión de verla de noche y parece interesante. No es una ciudad muy grande, pero al ser sábado por la noche todo el mundo había salido a la calle y los restaurantes, heladerías, plazas y calles estaban llenos de vida.

Tratamos de conseguir mesa en uno de los sitios que nos recomendó Paola, La Grotta Azzurra, pero era imposible. Al parecer las pizzas (hechas en horno de leña, ¡por supuesto!) son de las mejores de la zona y los precios son más que asequibles. Finalmente cenamos en Il Girasole, que seguramente no es el mejor restaurante de Aosta, pero estuvo bien.

Después de cenar paseamos un rato por la ciudad y descubrimos unas ruinas romanas en medio de una de las calles principales. Parece ser que hay más por esa zona. Si te atrae la historia antigua, quizás estaría bien dedicarle al menos una mañana a la zona de Aosta.

Ruta Italia y Alpes suizos

Y así acabamos la primera mitad de nuestro viaje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 comentarios:

  1. Ohhhhhhhhhhhhhhhh envidia de la mala me ha entrado con el Lago di Como! El año pasado quise visitarlo pero justo cuando iba a ir hubo huelga de trenes y tuve que quedarme en Milán :(. No conocía casi ninguno de vuestros destinos, pero me los apunto, la última foto es espectacular! :)

    Un saludo!

    BLOG: THE AMPELFRAU ADVENTURES

    ResponderEliminar
  2. Esta ruta me la apunto, en Italia me falta la parte norte y la parte sur de la Isla, todo lo central ya lo visité y la verdad es que impresiona! :)

    ResponderEliminar
  3. Adoro Italia!!!
    Tomo buena nota porque esta ruta aún no la he hecho,qué de lugares bonitos :)
    Saludos viajeros!!!

    ResponderEliminar
  4. wow impresionante recorrido que envidia viajera me das ;)

    ResponderEliminar
  5. Muy buena ruta en un precioso pais. La verdad es que dais un consejo perfecto como aprovechar bien las vacaciones descubriendo rincones no tan turisticamente famosos. Y Bergamo es uno de estos que si,aunque es pequeno, vale la pena visitar. :)

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...