martes, 13 de enero de 2015

Viaje exprés: cuatro días, cuatro ciudades, tres países I

Cuando trabajas todas las navidades y apenas tienes cuatro días libres, apetece exprimirlos al máximo y tirar, por una vez, por el "quien mucho abarca, poco aprieta". Porque abarcar algo ya es mejor que no abarcar nada en absoluto, ¿no? Hoy iniciamos el diario de viaje exprés de cuatro días por tres países y cuatro ciudades. ¿Queréis descubrir cuáles son? De momento os adelanto que se trata de Europa Central... ¡Acompañadnos en esta aventura! 


Tras todo el año trabajando, mi pareja y yo teníamos claro que las navidades las queríamos aprovechar bien y disfrutar un poco de nuestro tiempo libre. El problema: tan solo contábamos con cuatro días libres por Navidad, y no podíamos decidirnos entre pasar las fiestas con su familia, en Málaga, o la mía en Barcelona. Así pues, optamos por una solución justa para ambos: ir a tierra de nadie. Después de comparar horarios y destinos, lo único que encajaba con nuestra disponibilidad (y nuestro bolsillo) era un vuelo a Salzburgo, Austria. Así que siendo muy previsores, a finales de septiembre ya teníamos los vuelos comprados, y la espera hasta el 25 de diciembre se hizo infinita. Pero en esta vida todo llega, y en cuanto nos dimos cuenta estábamos camino al aeropuerto cargados con maletas, ilusión, y mucho sueño encima.


La ruta que habíamos planeado era la siguiente:

Día 1: Llegada a Salzburgo y visita de la ciudad.
Día 2: Alquilar coche y partir hacia Viena. Visitar la ciudad.
Día 3: Escapadita rápida a Bratislava y volver a Viena para terminar de verla. Día de relax y cuando nos apetezca, nos volvemos a Salzburgo.
Día 4: Visitar lo que quede por ver de Salzburgo.

Habíamos planeado dónde comer y qué visitar para no perdernos absolutamente nada. Sin embargo, el viaje acabaría siendo totalmente diferente a lo que teníamos en mente... Pero eso todavía no lo sabíamos; lo iríamos descubriendo sobre la marcha.

Paseo del hotel al centro
Volamos con Air Berlin el jueves 25 de diciembre saliendo de Hamburgo a las 13:20h y llegando a las 14:35h. El viaje transcurrió sin problemas y llegamos puntuales a la ciudad de Mozart. Lo primero que hicimos fue mirar cómo llegar del aeropuerto de Salzburgo al centro, y tuvimos la suerte de ver pasar justo en ese momento el autobús n° 2, que nos dejó en la estación central (Hauptbahnhof) en cuestión de 20 minutos por 2,50€ por persona. Las otras opciones eran los buses núms. 27 y 10, pero estos últimos tardan alrededor de 40 minutos. Teníamos reserva en el Motel One Salzburg Mirabell, y la verdad es que no nos arrepentimos de la elección, pues las instalaciones eran modernas, la cama cómoda y el baño, aunque no demasiado grande, genial.  Además, al centro histórico se llega en un bonito paseo de quince minutos bordeando el río Salzach. En bus desde el aeropuerto, os tenéis que bajar en la parada de Sant Julien Strasse, ya que os deja en la misma puerta. El desayuno correcto; aunque a mí me pareció suficiente, mi pareja confesó que esperaba más y que podría haber sido más completo. Nada más llegar, dejamos las cosas y salimos a explorar y hacer turismo. Serían aproximadamente las 15:30h y eso nos dejaba tan solo una hora de luz diurna para ver la ciudad en condiciones. 

Puente de Makartsteg
Cruzamos el puente peatonal Makartsteg, inundado por "candados del amor" (los venden por unos 6€ en tiendas de souvenirs), y nos quedamos impresionados con la maravillosa vista de la ciudad. Teniendo en cuenta que llevábamos sin comer desde el desayuno, lo primero que hicimos fue comprar un bosna (gran descubrimiento) en un puestecito callejero para, a continuación y sin esperarlo, darnos de frente con el maravilloso mercado navideño de la Plaza de la Residencia. Yo ya había visitado Salzburgo en dos ocasiones, pero nunca había visto la ciudad vestida de Navidad, y me dejé impresionar con cada rincón como si fuera la primera vez. En cuanto vi que en unos de los puestecitos navideños vendían Baumkuchen (también llamado Prügelkrapfen) no pude resistirme a comprar uno en honor a mi madre, gran amante de este dulce típico. Como nuestro plan inicial era cenar en el St. Peter Stiftskeller, el restaurante más antiguo de Europa Central, y todavía era pronto, comimos en otro de los puestos del mercado para estirar el hambre unas horitas más.


Puestecitos de comida en el mercado navideño

Lo que pasa cuando visitas esta parte de Europa en invierno es que se hace tan pronto de noche y hace tanto frío, que la noción del tiempo se transforma, y después de caminar y callejear durante lo que parecieron horas, comprobamos en nuestros relojes que apenas eran las seis de la tarde. ¡Todavía teníamos todo el día por delante y ya habíamos visto casi toda la ciudad! Decidimos que sería buena idea ir a tomar unas cervecitas al Augustiner Braustubl, un antiguo convento reconvertido en una enorme cervecería. Habíamos oído hablar muy bien al respecto, y como la gente suele comentar que se encuentra alejado del centro de la ciudad, decidimos ir haciendo camino y así hacer tiempo hasta la cena. No hagáis caso a las críticas de Internet: el convento está a apenas quince minutos caminando (y queda prácticamente delante del Motel One Salzburg Mirabell) y es facilísimo encontrarlo. Qué sorpresa nos llevamos cuando, al llegar, ¡estaba cerrado! Era 25 de diciembre así que, en parte, era de esperar. ¡Qué desilusión! Volvimos al centro y callejeamos buscando el típico bar tirado al que poder entrar y probar, al fin, la cerveza típica del lugar. Por más vueltas que dimos no hubo manera de encontrar uno, así que acabamos en un pub irlandés. Ir a Austria a beber cerveza en un irlandés no era el plan que teníamos en mente, pero no había otra cosa. Cuando salimos, intentamos recordar dónde quedaba el St. Peter Stiftskeller para ir a cenar... y no hubo manera. Cansados ya de dar vueltas, nos metimos en el restaurante Zum Mohren (combinación entre restaurante indio, italiano y austríaco) y cenamos Goulash y Schnitzel, por comer algo típico de la zona. Pese a que el servicio era bastante mejorable, la comida estuvo exquisita y disfrutamos mucho. 

Último paseo por el mercado navideño


Ya parecía una hora decente para retirarse, así que volvimos al hotel y disfrutamos de la que fue nuestra única noche tranquila y relajada en todo el viaje... Continuará :)

Lee ahora cómo nos fue el segundo día de viaje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 comentarios:

  1. Eso es exprimir los días jejeje
    A nosotros también nospasó que en Carcassonne todo cerraba el 25...normal, pero bueno xD

    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Judith,
    me encanta como lo has plasmado! Lo pasamos muy muy muy bien.
    A veces viene bien improvisar...

    Repetiría mañana. XD

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Eso es sacar el máximo provecho de los días!!! jajajajaja Muy bueno el artículo Judith!!

    Un Saludo

    Patricia

    ResponderEliminar
  4. Ufff sólo de leer tus líneas me dieron ganas de ir a Austria. Viví en Alemania un tiempo y he visitado varios países que quedan cerca mas nunca me planteé la idea de ir a Austria, no sé, me parecía que sería igual que ir a Alemania y quizás era un pensamiento demasiado cerrado e ignorante. Después de este día que pasaste en Salzburgo, ver tus fotos y la descripción de la comida, me plantearé ir a conocer. ¡Ya quiero saber a qué otro lugar fueron! ;)

    ResponderEliminar
  5. Pues sí que habéis exprimido las horas en esta escapada. xD

    Nosotros tenemos ganas de pasar unas Navidades por Centroeuropa. A ver si nos animamos. :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Uno va con planes e itinerarios hechos al lugar pero por X o Y razon se cambia todo :D y a veces es mucho mejor de lo que pensabamos ;)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, una escapada express y stress!!! Pero me parece que Viena va a dar para otra viaje!

    ResponderEliminar
  8. A nosotros también nos ha dado algunas Navidades por irnos de viaje, el problema es que según dónde vayas esta todo cerrado, pero el ambiente navideño muchas veces compensa :-)

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...