viernes, 9 de enero de 2015

Jungfraujoch: Top of Europe

  
Foto vista aquí
¿Quién no ha soñado alguna vez con ver los Alpes suizos? Los maravillosos paisajes verdes en verano y el encanto de las montañas nevadas en invierno hacen que sea idóneo visitar el país del chocolate y la fondue en cualquier época del año. Si estáis planeando pasar unos días en Suiza y queréis hacer una escapadita a los Alpes, tenéis que ir a Jungfraujoch: Cumbre de Europa, el pico más alto al que se puede acceder en ferrocarril en todo el continente. Vaya, una aventura tipo Vall de Núria pero en versión suiza y a gran escala. Acompañadnos en esta excursión de un día a los Alpes suizos.

Mi yo de 17 años
camino a Jungfraujoch

Si os planteáis la posibilidad de visitar este precioso lugar cercano a la capital suiza, Berna, es posible que os resulte algo difícil averiguar cómo va el tema del transporte, y es que no es fácil llegar a la Cumbre de Europa; hay que coger varios trenes y la información disponible en Internet está escrita mayoritariamente en alemán o en inglés. Pero no os preocupéis, nosotros os lo vamos a poner fácil y vamos a explicaros, paso a paso, cómo llegar a Jungfraujoch. Agarraos que vienen curvas, literalmente.

Para llegar a lo más alto, hay que seguir varios pasos:


Paso #1: Llegar a Interlaken (Ost)


Lo primero que debéis saber es que solamente se puede acceder a Jungfraujoch mediante tren cremallera. Para acceder a este tren, debéis llegar primero al puerto de montaña Kleine Scheidegg. Y diréis, "vale ¿y cómo llego yo a ese sitio?". Pues bien, hay tres lugares principales que conectan con el cremallera y a los cuales podéis llegar en tren con la compañía suiza de trenes SBB. Estos puntos son Interlaken, Grindelwald y Lauterbrunnen. De estos tres, el más conocido es Interlaken, un lugar precioso por el que os recomendamos que deis un paseo si queréis disfrutar de unas vistas y paisajes espectaculares. Para que os hagáis una idea, un billete Berna-Interlaken cuesta unos 27 CHF (francos suizos) y se tarda alrededor de 50 minutos en llegar. Desde Zúrich o Basilea se tarda unas dos horas y cuesta unos 30 CHF, y desde Ginebra el tren tarda unas tres horas y el billete ronda los 35 CHF. Así pues, tenéis muchas opciones para llegar a vuestro primer destino, Interlaken.


Paso #2: Llegar de Interlaken a Kleine Scheidegg


Una vez estáis en Interlaken, debéis llegar en tren al puerto de montaña Kleine Scheidegg. Para ello, existen dos rutas que realizan las siguientes paradas:

       1. Interlaken - Zweilütschinen - Lauterbrunnen - Wengen - Kleine Scheidegg
Si tomáis esta ruta, deberéis hacer cambio de tren en la parada Lauterbrunnen. Recomiendan sentarse en la parte derecha del tren para tener las mejores vistas. 

       2. Interlaken - Zweilütschinen - Grindelwald - Kleine Scheidegg

Si os decantáis por esta ruta, deberéis hacer cambio en Grindelwald. En esta combinación recomiendan sentarse en el lado izquierdo del tren para ver de cerca la impresionante montaña Eiger, o sentarse a la derecha para una vista general de las montañas. 

En cualquier caso, aconsejan hacer la subida por una ruta y la bajada por la otra, ya que al tomar caminos alternativos se puede apreciar el paisaje alpino desde dos puntos distintos. 

Paso #3: Llegar de Kleine Scheidegg a Jungfraujoch


El tren cremallera que conecta Kleine Scheidegg y Jungfraujoch pasa por un túnel de algo más de 7km que se hacen bastante eternos, aunque hacen un par de paradas (las anuncian en muchos idiomas, entre ellos el español) para que uno pueda salir, estirar las piernas, respirar aire fresco, dejarse impresionar por el paisaje... y quedarse sin sitio al entrar de nuevo al tren. Yo, personalmente, no me bajé en ninguna parada, ya que el tren iba hasta los topes. ¡Y ya hemos llegado! Jungfraujoch, Top of Europe, aquí estamos. A 3.454m de altitud, que se dice pronto.

Precios


La mejor opción es coger un pase que incluya todos estos trenes, ya que como veis, es un lío. Aquí podéis ver los tipos de billetes que hay, así como los horarios. No os voy a engañar, no es barato. Pero la experiencia merece la pena. El precio de los pases es el siguiente:

Pase desde Interlaken: 197.60 CHF.-
Pase desde Grindelwald: 177 CHF.-
Pase desde Kleine Scheidegg: 120  CHF.-
Pase desde Lauterbrunnen: 176,20 CHF.-

Foto vista aquí
Aviso: Estos precios son los actuales para los meses de noviembre y diciembre. Es posible que el precio varíe según la época del año; por ejemplo, en primavera o verano.

Alternativamente, también podéis simplemente comprar billetes para las paradas de Kleine Scheidegg, Harder Kulm, Schynige Platte, Grindelwald First, Winteregg, Grindelwald, Wengen, Lauterbrunnen o Interlaken, bajaros en cualquiera de estos puntos, dar un paseo y disfrutar de las vistas y la naturaleza de los Alpes suizos por un precio mucho más moderado que los anteriores.

Experiencia personal


En el año 2007 tuve la oportunidad de descubrir este tesoro de los Alpes que desconocía totalmente. Visité a una de mis mejores amigas, que vive en la capital Suiza, y sus padres nos llevaron en coche hasta Interlaken, creo recordar, para allí nosotras seguir nuestra ruta hacia la Cumbre de Europa. Por aquel entonces mi espíritu viajero recién acababa de despertar, era bastante inexperta y todo lo organizó mi amiga, por lo que a la hora de escribir esta entrada me ha llevado bastante trabajo recopilar toda la información y sintetizarla para ponéroslo fácil. Además, ya han pasado siete años, y el recorrido en tren era algo que mi mente ya casi había olvidado. Sin embargo, lo que nunca olvidaré de esa excursión fueron las sensaciones. Recuerdo maravillarme a cada momento mientras subíamos con los trenes y el cremallera a través de las montañas y quedarme de piedra al ver que, en pleno agosto, los picos estaban nevados y hacía "un frío que pela"; tanto es así que llevábamos ropa de nieve. El contraste entre esos dos paisajes es algo que siempre recordaré y que estaría dispuesta a repetir ahora que tengo más entereza y conciencia de las cosas. Os recomiendo totalmente esta excursión de un día por los Alpes suizos; aprovechad para respirar aire puro y dejaos impresionar por la belleza del hogar de Heidi ;)

Foto de la época en que hacer collages estaba de moda y todavía no era exclusivo de las chonis


---
Para más detalles sobre la visita a Jungfraujoch, no os podéis perder la entrada de nuestro #Postamigo:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. Muy interesante, y más ahora que estoy preparando una escapada a Francia y Suiza para Semana Santa.. Apuntado queda, a ver cómo voy de días y de ruta, pero no me importaría para nada acercarme a conocerlo! saludos

    ResponderEliminar
  2. Uff menudos precios! Aunque seguro que merece la pena estar allí arriba pero es una pasta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que es muy caro, aunque en Suiza tienen un sistema que no acabo de entender muy bien en el que los bancos te dan un dinero (que no es dinero real) que cuenta como dinero para ir a estos sitios... La verdad, sigo sin entenderlo bien, pero es un dinero especial que te da el banco y que gastas en estas cosas... Pero si vamos los extranjeros sí, es carísimo!

      Eliminar
  3. Que interesante, me gustaría ir a Suiza algún día no demasiado lejano. Tomo nota. Un beso

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...