lunes, 22 de diciembre de 2014

Dulces navideños europeos

Foto vista aquí
¡La Navidad ya está a la vuelta de la esquina! Y con ella llegan esos dulces tradicionales que nos alegran el paladar estos días de fiestas en compañía de nuestros seres queridos. Ya habréis notado que estas últimas semanas el blog ha adoptado un espíritu navideño, así que hemos querido seguir con la temática y traeros más entradas especiales. Pues bien, hoy os explicamos qué dulces navideños son los más tradicionales en algunos países de Europa ;)


Francia y Bélgica

Foto vista aquí
Estos dos países no solo comparten lengua, sino también postre navideño. Se trata del bûche de Noël (tronco de Navidad) o kerststronk (en flamenco), un bizcocho plano enrollado, relleno de crema de mantequilla (y en ocasiones también chocolate) y recubierto de chocolate que, como indica su nombre, se asemeja a un tronco. Además, en Bélgica también cuentan con el cougnou, un pan de brioche decorado generalmente con una figurita del niño Jesús.


Alemania, Austria y Suiza

Foto vista aquí
A pesar de tener otros dulces navideños, en estos tres países predominan las galletas. Las más populares en Alemania son las Plätzchen, las Hexenhäuserl y las Springerle (tipo de galleta con un relieve sobre la masa que debe secarse antes de hornear para conservar el detalle). Además, otro dulce muy tradicional en el país es el Welfenspeise, un pudding que consta de dos capas: una de clara de huevo y otra de crema de vino. En Austria, por su parte, las más populares son las Vanillekipferln, unas galletas de vainilla con forma de media luna. Por último, en Suiza no son menos y cuentan con dos galletas muy tradicionales: las Spitzbuben (unas galletas de mantequilla y mermelada que también encontraréis en Alemania) y las Brunsli (una mezcla de chocolate amargo y almendra horneada en forma de galleta).


Hungría

Foto vista aquí
El dulce más tradicional en este país es el bejgli, una especie de hojaldre relleno de una masa de nueces molidas y semillas de amapola. También es típico de allí  el Kürtős Kalács, originario de Transilvania, del que ya os hablé cuando os expliqué mi viaje por Budapest. Estos son unos pastelitos en forma de chimenea (tal como indica su nombre en húngaro) recubiertos de azúcar caramelizado. También los encontraréis recubiertos de otros sabores, como por ejemplo coco, almendras, canela o cacao en polvo, entre otros.


Grecia

Foto vista aquí
Uno de los dulces más tradicionales en los hogares del país heleno son las melomakarona, una especie de galletas con nueces, canela y naranja bañadas en miel. Por estas fechas también encontraréis las kurabiés (similares a los polvorones, pues son pastas de mantequilla, almendra y azahar cubiertas de azúcar glas) y la vasilópita, un bizcocho que se come en Nochevieja después del cambio de año y que podría compararse con nuestro roscón de Reyes.


Italia

Foto vista aquí
Seguro que ya conocéis el panettone, un bollo elaborado con una masa de tipo brioche, pasas y frutas confitadas. Es grande, que no os engañe la foto (mide de alto de 12 a 15 centímetros) y suele servirse en rebanadas. A pesar de ser el más popular, en Italia también existen otros dulces navideños tradicionales, como el pandoro (parecido al panettone y originario de la ciudad de Verona) y el panforte (dulce similar al pastel de fruta y que, según se cree, procede de la zona de la Toscana).








Dinamarca, Noruega y Suecia

Foto vista aquí
Estos tres países escandinavos comparten más de un dulce a la hora de celebrar la Navidad. En Suecia son típicos los knäck (toffees), las pepperkaka (galletas de jengibre) y el julgröt (arroz con leche). A su vez, en Noruega también disfrutan de las peppercake y el riskrem (crema de arroz con nata montada y salsa roja de frutos del bosque), pero cuentan con el kransekake, el postre tradicional noruego y danés que suele prepararse en las ocasiones especiales. Es la señora tarta que tenéis a la izquierda: un cono piramidal formada por 18 anillos y elaborada con almendra, azúcar y clara de huevo. En cuanto a Dinamarca, además de compartir con Noruega el kransekage, tienen los æbleskiver, unos buñuelos de manzana que son uno de los dulces más antiguos que se conocen en el país.





Si aprovecháis estas fechas para viajar y encontráis mercados navideños en las ciudades a las que vayáis, veréis en los puestecitos estos dulces sin lugar a dudas. Y nada más, después de este subidón de azúcar solo me queda deciros que disfrutemos mientras podamos. ¡Ya nos pondremos a dieta en enero!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. Madre mía, qué bueno todo!!! jejejjej

    Te he dejado un regalito en mi blog, te he nominado a los Premios Dardos, puedes pasar a verlo ;-)

    Enhorabuena y Felices Fiestas!!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Gracia! =D ¡Qué alegría antes de terminar el año!

      Un saludo y Felices Fiestas =)

      Eliminar
  2. Hola, los dulces de Francia y Bélgica se ven riquísimos! bueno todos! Pasaría una Navidad en estos lugares solo para comerme todo. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Probaría todos por mi! Pero en caso de escoger solo uno, me quedo con el tronco de navidad! Qué pinta!! Saludos y feliz año!

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...