jueves, 20 de noviembre de 2014

Souvenirs típicos de... Alemania, Austria y Suiza

Souvenirs de países
Foto vista aquí
Para mucha gente, una parte indispensable de los viajes es el momento souvenir. "¿Y a mi madre qué le llevo?". Aunque para algunos viajeros es un engorro andar comprando recuerdos para todo el mundo cada vez que se viaja, muchos son quienes empiezan con "un imán para la nevera de mi casa" y acaban comprando regalos para tíos, sobrinos, cuñados, amigos, familia política... Regalar es algo que siempre gusta, así que hoy empezamos una nueva serie de entradas a la que llamaremos "Souvenirs típicos de..." para que en el momento de comprarlos podáis ir al grano y os aseguréis de que estáis llevando a vuestros seres queridos algo representativo del país que visitáis. Hoy empezamos con los souvenirs típicos de Alemania, Austria y Suiza.


Por supuesto, no nos vamos a centrar en qué tipo de souvenir aconsejamos, pues no hacemos preferencias entre imanes, tazas, cucharitas, figuritas... Lo que queremos es que os hagáis una idea de qué motivos son los más típicos de Alemania, Austria y Suiza, ya que estos tres países comparten, además de la lengua, la gran mayoría de símbolos representativos. Empezamos, los geht's!

  • Jarras de cerveza

Creo que esta estaba clara: la cerveza en estos países es casi una religión, y no podía faltar la típica jarra de cerveza con la imagen o insignia de una región en particular dibujada o grabada. Es el tipo de souvenir que uno siempre se queda con las ganas de comprar debido a su precio, pero desde luego los hay de muchas formas diferentes que embelesan al turista instantáneamente. 

Jarras de cerveza souvenir
Foto vista aquí


  • Relojes de cuco

Otro de los souvenirs típicos, sobre todo en forma de imán, son los relojes de cuco, más frecuentes en Suiza, el sur de Alemania y algunas zonas de Austria. Por lo visto, a día de hoy los orígenes de estos peculiares relojes siguen siendo un misterio, pero es posible que daten del siglo XVII, que se dice pronto. En la nevera de mi madre si no hay tres imanes de estos, no hay ninguno.

Reloj de cuco
Foto vista aquí

  • Dirndl

Si sois de los pocos afortunados que habéis recibido como regalo un Dirndl (el traje tradicional de los Alpes) o Lederhosen (el equivalente masculino) es que os quieren mucho. Este traje, como cualquier otro regional que se precie, cuesta por lo general un ojo de la cara, aunque los podéis encontrar a un precio razonable en tiendas de souvenirs (aunque la calidad no será la misma ni mucho menos) o en mercadillos de segunda mano (en alemán, Flohmarkt - mercado de pulgas). Sobre todo en las fechas de la Oktoberfest, hay muchísima oferta de estos trajes en tiendas como C&A, H&M o en centros comerciales como Karstadt o Galeria Kaufhof, mientras que si lo queréis conseguir en cualquier otra época del año deberéis ir a tiendas especializadas. Los hay de todos los colores y tipos dependiendo de la región en la que estéis, y son una apuesta segura como souvenir: son originales, favorecedores, para todas las edades, ¡y además los podéis reutilizar en carnavales!


Dirndl típico traje
Fotos visas aquí

  • Ampelmann

¿A quién no le suenan estos muñequitos tan peculiares que protagonizan los semáforos alemanes? Aunque predominan en Berlín, se pueden encontrar en otras ciudades alemanas, y un souvenir con estos dos amables personajillos siempre es algo original que regalar. En la capital alemana encontraréis una tienda, la Ampelmann Shop, que vende todos los tipos de souvenirs imaginables con la estampa del famoso hombre del semáforo.

Foto vista aquí

  • Chocolate

No podéis visitar Suiza y volver a casa sin algo de chocolate en la maleta. Simplemente, está prohibido. No os dejarán pasar el control del aeropuerto, y punto. El chocolate suizo no tiene comparación (por mucho que los belgas pretendan imponerse) y se puede encontrar chocolate de calidad a precio moderado en cualquier supermercado. Eso sí, si osáis poner un pie en una de las múltiples chocolaterías de exclusivo chocolate suizo, es posible que os duela en el bolsillo bastante.

Foto vista aquí

  • Fondue

No hay nada más suizo que una fondue. Es una manera perfecta de organizar una cena original en familia o entre amigos, y quedaréis como reyes regalando una de estas. Si no podéis o queréis gastaros el dinero que vale una auténtica (y vais con el peso y el espacio justo en la maleta) también podéis comprar unas fondues sencillitas e igualmente simbólicas. Eso sí, no olvidéis acompañarla de queso emmental, el más típico de Suiza, para aprovechar al máximo la fondue.

Fondue suiza
Foto vista aquí

  • Bombones y licor de Mozart (Mozartkugeln) 

Si visitáis Austria encontraréis estos bombones con la cara del famosísimo compositor de música clásica Wolfgang Amadeus Mozart, quien nació en la preciosa ciudad de Salzburgo y vivió en Viena. Los bombones originales, que datan de 1890, están recubiertos de chocolate y rellenos de mazapán de pistacho y nougat (una especie de turrón). Sin embargo, si vuestro paladar no es muy dado a esta combinación, podéis encontrar en supermercados imitaciones de estos bombones rellenos simplemente de chocolate y almendra. Además, el precio entre los originales y los del súper varía considerablemente, así que si os queréis ahorrar un dinerillo y quedar bien igualmente, os aconsejo que regaléis los de imitación. ¡No os arriesguéis con el mazapán si no estáis seguros de que vaya a triunfar! Asimismo, encontraréis en todas las tiendas el famoso licor de chocolate de Mozart.


Foto vista aquí

  • Lebkuchen

Los Lebkuchen (estos en concreto, Herzlebkuchen) son unas galletas de pan de jengibre que venden en todas las tiendas de souvenirs y sobre todo en ferias y mercados navideños. Son un recuerdo muy gracioso y los hay con mensajes de todo tipo, desde románticos a picarones pasando por los más divertidos... Eso sí, en alemán. Los podéis comer aunque si no os gusta el jengibre siempre los podéis guardar de recuerdo, que no se estropea (o al menos, no rápidamente).

Foto vista aquí

  • Agua de colonia

¿Nunca os habéis preguntado por qué al perfume lo llamamos también colonia? ¿Y por qué la ciudad alemana de Colonia tiene nombre de perfume? (chananan)... Pues resulta que el Agua de Colonia Original es la marca de perfume registrada más antigua del mundo (de principios del siglo XVIII) y proviene de esa misma ciudad. La fábrica de este perfume está en el antiguo número 4711  de la calle Glockengasse, en Colonia, por lo que la fragancia recibe el nombre de N° 4711. A mí personalmente me parece que huele a vieja, pero en su día fue todo un éxito por su frescura y por no ser nada empalagosa y dulzona como lo eran las existentes hasta la fecha. 

Foto vista aquí

  • Edelweiss

Esta flor está rodeada de mitos y leyendas. Crece en invierno, entre la nieve, en las zonas más inalcanzables de los Alpes, por lo que hallar una se considera todo un hito. La encontraréis en souvenirs de tipo platería y bisutería, y como detalle romántico en forma de pendientes o colgante es un puntazo.

Foto vista aquí

Así que ya sabéis, ahora no tenéis excusa para no traerles a vuestros seres queridos un recuerdo de Alemania, Austria y Suiza, pues os lo hemos puesto bien fácil en la entrada de hoy. ¡Mucha suerte!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

19 comentarios:

  1. Me acuerdo que me traían de pequeña bombones de Mozart. Era una sensación extraña porque no me gustaban demasiado pero no podía evitar pegarles mordiscos: creo que lo que me desconcertaba era el pistacho.

    Y sí, los relojes de cuco son increíbles. Nosotros nos trajimos dos, pero en imán, que son caros como ellos solos :-O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo creo que nos pasa a muchos, que vamos emocionados a probarlos y nos llevamos una sorpresa/desilusión con el pistacho y el mazapán... ¡desconcertante!

      Eliminar
  2. lo mejor el chocolate!!! que rico, este verano por bélgica lo deguste mucho mucho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los belgas también hacen muy buen chocolate! :)

      Eliminar
  3. Hola :)

    Me ha encantado esta entrada, adoro el Edelweiss, los relojes de cuco, los Lebkuchen, el fondue, y como habrás podido observar en mi foto de perfil, el Ampelmann :D.

    Con los Mozartkugeln tengo una relación de amor-odio, de pequeña llegaron unos a mi casa, probé uno y me gustó tan poco que incluso años después seguía dándome arcadas pensar en ellos. Pero claro, luego una va a Salzburgo y ve las cajas taaaaaaan bonitas en las que venden dichos bombones y le cuesta no comprarlos :P. Aunque siguen sin gustarme jaja. Hay incluso un sabor de helado con los bombones llamado "Amadeus".

    Saludos!!

    http://unaestudiantenomada.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ampelfrau! Ya veo que este post te viene que ni pintado, eres toda una germanota ya! Lo que no conocía era lo de los helados "Amadeus", pero no creo que llegue a probarlos.. :)

      Eliminar
  4. Lo que da de sí el mundo del souvenir :) Nosotros hacemos colección de imanes, empezamos hace unos años y ahora no hay viaje del que no nos traigamos dos o tres como poco y en Alemania también compramos un reloj de cuco pequeñito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que da mucho de sí, parece una tontería pero es algo que muchísima gente hace cuando viaja. Lo de los imanes es una idea genial, mi madre lleva años haciéndolo y ya no caben más en la nevera...!

      Eliminar
  5. Muy curiosos post!!! Realmente los bombones de Salzburg, la Colonia de Colonia, el chocolate y la jarra han ido cayendo. Con el cucut no nos atrevimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el reloj de cuco ni siquiera en imán? Una pena! ;(

      Eliminar
  6. Muy buenas ideas de souvenirs :D yo ahora que fui a Munich me compre una osita con el traje típico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que te guste, lo del osito con el traje regional es también muy típico! :)

      Eliminar
  7. Muy chulos todos, yo tengo en casa algunas de esas cosas y otras las he probado. Pero entre nosotros.... hace años que dejé de traer regalos porque al final me pasaba el día pensando que comprar y ocupando un sitio en una maleta que cada vez es más pequeña... jejejeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo mismo; ahora cuando viajo solamente compro el reglamentario imán para mi madre y la postal para Carol (ya que ella hace colección). Los que me conocen bien ya no esperan que les traiga nada... :/

      Eliminar
  8. Aunque no me va mucho comprar souvenirs, he de decir que esta lista es de lo más apropiada. ¡No se os ha escapado ni uno! Conocía todos a excepción del colgante. Me quedo sin lugar a dudas con el chocolate suizo. Recuerdo cuando estuve en Berna y se me iban los ojos a todos los escaparates de las pastelerías y chocolaterías. Solo de pensarlo se me hace la boca agua.

    Luego está claro que cada persona tiene sus preferencias. Mi madre al final se contenta con que le lleve cremas de DM; son su perdición.

    ¡Un saludo!

    P.D: Como amante de los viajes, me alegro de haber descubierto este blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es raro que no hayas visto lo de la Edelweiss, aunque quizá es el souvenir menos conocido porque no hay tanto "bombardeo" con esa flor como lo hay con las otras cositas. Lo de las cremas DM es un puntazo, es verdad, no había caído.
      Nos alegra mucho que te guste el blog y te pueda servir! :)

      Eliminar
  9. Quiero comprar detalles de alemania para amigos y amigas de unos 20 años, lo del peluche con el traje tipico para chicas lo veo buena idea, que mas me aconsejais que no sea muy sencillo como imanes y postales.

    ResponderEliminar
  10. Hola en que tiendas puedo encontrar estos souvenirs?

    ResponderEliminar
  11. Hola en que tiendas puedo encontrar estos souvenirs?

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...