martes, 25 de noviembre de 2014

Ruta por Europa Central. VIENA. Día 4: Schloss Belvedere, Schloss Schönbrunn y Donaupark.

Tras tres días en Budapest nuestra ruta continuaba hacia Austria, concretamente hacia Viena. A pesar de querer visitar muchas otras ciudades del país y en los alrededores, debimos simplificar el viaje y ver todo lo posible en solo una semana, por lo que nos centramos en una zona concreta. Nuestra primera parada fue la capital, donde entre unas cosas y otras solo pasamos dos días y medio. ¿Queréis comenzar a recorrer la ciudad con nosotros?

El cuarto día de nuestra ruta por Europa Central cogimos un autocar desde Budapest hasta Viena con la compañía Eurolines. El trayecto duró tres horas y los billetes nos costaron solamente 13,50 euros a cada uno (bastante más barato que el tren y tardamos lo mismo en llegar de un punto a otro), por lo que este medio de transporte es muy recomendable si queréis ahorraros un dinerillo.

A las 12:00 h llegamos a la capital austríaca, donde lo primero que hicimos fue instalarnos en el hotel. Habíamos reservado una habitación doble con desayuno incluido en el Hotel Prinz Eugen por 30 euros persona/noche. A pesar de ser un cuatro estrellas, hemos estado en hoteles de menor categoría mucho mejores y más baratos. El mobiliario de la habitación era bastante antiguo (y llegó a caerse el toallero del lavabo al colocar la toalla de manos...), pero en general no tenemos queja. Hay que tener en cuenta que el alojamiento en Viena es caro, y aunque seguramente habríamos podido encontrar algo más barato en general todo era correcto.

Nuestra habitación en el Hotel Prinz Eugen

En cuanto estuvimos listos salimos a explorar la ciudad. Aquel día, debido a que disponíamos solo de la tarde por haber pasado la mañana viajando, íbamos a centrarnos en los alrededores del centro de la ciudad. Como al lado del hotel se encontraba el Belvedere, no nos alejamos mucho de allí y buscamos un restaurante donde comer antes de iniciar la ruta. Elegimos un restaurante griego llamado The Art Corner donde comimos estupendamente. En serio, lo recomiendo 100% si os gusta la comida griega, en pocos sitios he comido mejor. Eso sí, calculad mínimo 15 euros por persona.

Justo al cruzar la calle estaba el Belvedere, así que después de comer nos dirigimos hacia allí. Pocos sitios he visto tan bonitos como este palacio y sus jardines, que eran la residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya. Allí encontraréis dos edificios unidos por un enorme jardín francés: el Alto Belvedere y el Bajo Belvedere. El primero, situado en el punto más alto del jardín, es actualmente un museo en el que se exhiben colecciones de pintura de la Galería Austríaca desde la Edad Media hasta la actualidad. En el segundo, más pequeño y menos llamativo que el Alto Belvedere, se encuentran las obras de los artistas que dieron forma a la ciudad durante la Edad de Oro de Viena. Si os interesa visitar el interior, la entrada tiene un precio de 19 euros (adultos), 16,50 euros (estudiantes hasta los 26 años, tercera edad y Vienna Card) o gratuita para los menores de 18 años.

Alto Belvedere
Alto Belvedere

Bajo Belvedere
Bajo Belvedere

Cuando finalizamos la visita, cogimos el metro para ir al Schönbrunn, la residencia de verano de la familia imperial. Actualmente se puede visitar su interior, donde recorreréis los apartamentos imperiales y otras estancias del palacio. Podéis escoger uno de estos dos tours: el Grand Tour, que permite la visita a 40 de sus salas, tiene un coste de 14,50 euros y dura aproximadamente 50 minutos; y el Imperial Tour, el más corto, con el que visitaréis 22 estancias, vale 11,50 euros y tiene una duración de unos 35 minutos. En ambos el precio de la entrada incluye una audioguía en español. Nosotros no estábamos demasiado interesados en su interior, así que nos dedicamos a ver sus jardines, absolutamente preciosos.

Jardines del Schönbrunn

Os recomendamos que, aunque la cuesta os tire para atrás, no dejéis de subir a la glorieta para ver el palacio desde lo más alto. Merece totalmente la pena.

El Schönbrunn desde la glorieta

Con solamente medio día en la ciudad entendimos lo que todo el mundo dice: Viena es la más imponente de las tres capitales imperiales, de eso no hay duda.

Tras abandonar el Schönbrunn, nos dirigimos hacia el Donaupark, nuestra tercera y última parada del día. Este popular parque se sitúa en la orilla norte del Danubio e incluso tiene playas durante los meses de verano. Allí se encuentra la Donauturm (Torre del Danubio), famosa atracción turística por las increíbles vistas que ofrece de la ciudad desde sus 252 metros de altura. Como curiosidad, os diremos que se estableció en 1964 al querer renovar un área que durante la II Guerra Mundial se utilizó como campo de tiro militar y posteriormente como relleno sanitario.

Donaupark (Parque del Danubio)

Así dimos por concluido nuestro primer día en la capital austríaca. No os perdáis la entrega de la semana que viene, porque ¡la ruta sigue en otro país!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

14 comentarios:

  1. Adoro Viena!
    Estuve cuatro días ahí en verano de 2013 y me quedé totalmente atontada con cada vista que ofrece esta maravillosa ciudad :O.

    Preciosas vuestras fotos, especialmente me ha gustado la primera de Belvedere, cuando yo fui había tres grúas detrás del palacio y no hubo manera de sacar ninguna foto decente :P.

    Os sigo!

    http://unaestudiantenomada.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Ampelfrau! =) Nosotros aquel día especialmente alucinamos en Viena, del Belvedere al Schönbrunn... ¡Ya puedes imaginarte! Empezamos a lo grande jeje. Estamos deseando volver.

      Muchas gracias por pasarte y comentar. ¡Te seguimos! =)

      Eliminar
  2. No sabes el interés con el que miro estas entradas vuestas! Praga-Viena-Budapest es un sueño aún por cumplir, y muy mirado desde hace años, así que todo lo que contáis me viene al pelo! Gracias, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto nos alegra que nos digas eso, Xipo! =D Ya sabes que si cuando hagas la ruta tienes cualquier duda o consulta puedes preguntarnos, nos encanta ayudar. Esperamos que con estas entradas te estemos animando a ir para allá ;)

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Que maravillosa es Viena! Todavía me duelen los pies de pensar todo lo que vimos en tan poco tiempo ;)
    Genial entrada!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nosotros también pateamos bastante jaja. Y aun así quedaron cosas pendientes... como siempre!

      Un besito, Carmen! :)

      Eliminar
  4. Hemos tenido la oportunidad de estar en Viena 2 veces y desde luego no van a ser las únicas. Recomiendo entrar a la Galería de Arte austriaco para disfrutar de los Klimt!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la próxima vez no nos la perderemos, Jordi :) Seguro que podremos ir con más tiempo y centrarnos en otras cosas. Muchas gracias por la recomendación! =D

      Eliminar
  5. Hola!!! Nunca he estado por esta parte europea y me muero de ganas. Tiene que ser alucinante y las fotos me dan una envidia increíble. Espero poder ir pronto, así que me volveré a dar una vuelta por el post para tomar nota. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto nos alegra oír (leer) eso =P Cuando te animes aquí seguiremos para ayudarte en lo que haga falta. Un saludo, Miryam! =)

      Eliminar
  6. Viena sí que es una auténtica capital imperial. Allí se asentó durante siglos un gran imperio y su huella está muy presente todavía hoy. Sus monumentos son grandiosos, a pesar de los salvajes bombardeos anglosajones. Para la próxima vez os recomiendo fervientemente que volváis al palacio de Schönbrunn y visitéis su interior: uno de los más bonitos e interesantes palacios del mundo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por el consejo, Javier! =D Sin duda la próxima vez visitaré el interior del Schönbrunn. Hace tiempo que tengo pensado ir con un amigo gran amante de la historia y reservo esa visita para hacerla con él =)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. Viena, que maravilla de ciudad y cuna de un Imperio. Ciudad que fue referente cultural durante una larga época. Me parece que es de esas ciudades que necesitan que los visitantes se sienten en un lugar acogedor para digerir la belleza de la ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una ciudad absolutamente maravillosa. ¡Qué ganas me han quedado de volver!

      Eliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...