martes, 11 de noviembre de 2014

Ruta por Europa Central. BUDAPEST. Día 2: De relax en Pest.

Balneario Széchenyi
Tras un primer día en Budapest en el que nos dedicamos a recorrer Pest (la parte nueva), el segundo día continuamos viendo lo que nos faltaba pero de una forma mucho más relajada.







Comenzamos el día dando un paseo por la Avenida Andrássy hasta llegar media hora después a la Plaza de los Héroes, una de las plazas más importantes de la ciudad donde se conmemora a las siete tribus fundadoras de Hungría. Todo lo que queríamos ver estaba situado en aquella zona, así que no teníamos que desplazarnos arriba y abajo todo el día.

Plaza de los Héroes

Nuestra primera parada fue el Museo de Bellas Artes. Una vez dentro decidimos comprar la entrada combinada, que incluía la visita a la exposición permanente y a la exposición temporal (sobre Toulouse Lautrec en aquel momento) y nos costó 1.300 HUF a cada uno (algo más de 4 euros) por ser menores de 26 años y residentes en la Unión Europea. Algo que os resultará útil saber es que dentro no se pueden hacer fotos a no ser que al adquirir la entrada compréis también el foto-tíquet (300 HUF = 1 euro). En ese caso, tendréis que enseñar alguna especie de acreditación y no os pondrán ningún problema.

 Museo de Bellas Artes

Pasamos dos horas recorriendo las salas del museo. Nos había llamado la atención al leer información sobre qué ver en la ciudad porque en él se hallan pinturas de artistas tan conocidos como Cézanne, El Greco o Picasso, pero lo cierto es que, aunque en conjunto estaba bien, no nos resultó impresionante.

Tras salir del museo nos dirigimos al Parque Varósliget (o Parque de la Ciudad). En realidad buscábamos un sitio para comer y, a pesar de que pensábamos que no era muy buena idea, seguimos adelante. Nos sentíamos atraídos y llenos de curiosidad por los edificios que veíamos, y es que allí se encuentra el Castillo Vajdahunyad, construido inicialmente en madera para la Expo de 1896 y que posteriormente se reconstruyó en piedra. En su interior, encontraréis el Museo de Agricultura y la Iglesia de Jak. La zona es preciosa, por lo que os recomiendo que le dediquéis una parada en vuestro itinerario.

Castillo Vajdahunyad

Después de merodear por allí, seguimos avanzando y vimos un chiringuito muy cerca del Balneario Széchenyi, donde teníamos programado ir después de comer. No parecía que hubiera ningún otro sitio para comer en el mismo parque y los precios estaban bastante bien, así que no nos lo pensamos más y nos sentamos.

A continuación fuimos al Balneario Széchenyi. Habíamos comprado las entradas previamente por Internet y, gracias a eso, evitamos la cola. Las entradas nos costaron 16 euros a cada uno (entrada VIP entre semana) e incluían el acceso al balneario a cualquier hora y la posibilidad de cambiarse dentro de una cabina individual y poder dejar allí las cosas. Si no, tenéis a vuestra disposición la entrada estándar, con un coste de 14 euros y taquillas a vuestra disposición. A pesar de que hay otros balnearios en Budapest (nombrada Ciudad de Balnearios en 1934 debido a los 118 manantiales que hay en la ciudad), nos decidimos por este por ser uno de los más populares y de mayor tamaño. Además de contar con 15 piscinas en total (3 exteriores grandes y 12 interiores de menor tamaño), también dispone de saunas y salas de masaje.

Balneario Széchenyi

Tras pasar dos horas en el balneario (soy de esas personas que se acaban cansando de estar tanto tiempo en remojo), nos dirigimos hacia el hotel para arreglarnos y salir a cenar. Lo primero que hicimos fue ir a Váci utca a por la merienda, donde había un puestecito de esos dulces que probé en Praga y que tanto me gustaron: los kürtőskalács, unos rollos cuya masa lleva en ocasiones canela o piel de limón y están recubiertos de azúcar caramelizado. También los encontraréis recubiertos de otros sabores, como por ejemplo coco, almendras, nueces, cacao en polvo... El que veis en la foto está recubierto de canela =P

Kürtőskalács
Lo mío es puro vicio

A continuación nos dirigimos a la ribera del Danubio para hacer tiempo hasta la hora de cenar y, de paso, ver la puesta de sol =)

El Castillo de Buda al atardecer

El restaurante que elegimos fue The Imperator, donde por fin probamos la comida tradicional húngara: ¡¡riquísima!! El camarero, que fue de lo más amable, nos comentó que al día siguiente habría un espectáculo de bailes tradicionales, y aunque nos quedamos con ganas de volver las cosas resultaron de otra manera.

Después de la cena ya era bien de noche y comenzamos una larga caminata. Desde The Imperator fuimos hasta el Puente de las Cadenas y, desde allí, hasta el Puente Margarita. Todo lo que vimos nos resultó igual o más bonito que durante el día, así que el paseo nocturno mereció muchísimo la pena:

Budapest de noche

Ya era bastante tarde y al día siguiente pensábamos visitar Buda, así que al finalizar nuestro recorrido nos retiramos para estar en forma nuestro último día en Budapest...

Seguir con el diario: Día 3. Buda

Si queréis saber más sobre Budapest, no os perdáis las entradas de nuestros #postamigos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

14 comentarios:

  1. Que bonitas las fotos nocturnas de Budapest, me da la sensación de que debe de ser una ciudad que gana de noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, Laura. De día es bonita, sobre todo si paseas junto al río, pero por la noche es absolutamente mágica con el puente, el castillo y el parlamento iluminados :)

      Eliminar
  2. Un buen relato de esta maravillosa ciudad y muy buenas fotos. Aunque te confieso que nunca he estado, he oído hablar mucho y siempre bien. Enhorabuena por el trabajo! y seguiré tus pasos, saludos. Pedro VQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Pedro! Intento explicarlo lo mejor que puedo y me alegra que lo que escribo guste y sobre todo anime a otros a viajar :) ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Tengo unas ganas locas de conocer Budapest, ... cada año lo pongo en la lista de lugares a visitar pero ... al final, siempre me salen otras cosas :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, que de este año no pase =P Por suerte de momento es una ciudad no muy cara, y el precio de los vuelos hasta allí no está nada mal. Un saludo :)

      Eliminar
  4. Qué lindo, anduve por Budapest y me perdí los balnearios. Se ven muy lindos, será para la próxima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces ya tienes una excusa para volver, Fernanda! =P Un saludo =)

      Eliminar
  5. Qué bonitas fotos!! Yo el parque junto a la plaza de los Héroes no lo visité y ahora viendo vuestras fotos me arrepiento porque tiene buena pinta2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que la zona del castillo es preciosa. Si no hubiera sido porque íbamos a ir al balneario creo que ni lo habríamos pisado, pero mira, casualidades de la vida :)

      Eliminar
  6. Tengo ganas de Budapest (y de balnearios) Es una de las ciudades que más me llaman la atención de Europa, y curiosamente aún no la conozco! Así que a ver si me espabilo y voy a conocerla! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovecha que aún está bastante bien de precio! Seguramente cuando entre el euro todo se disparará. Yo ya ves, te recomiendo Budapest al 100% porque volví enamorada de la ciudad. Saludos!!

      Eliminar
  7. Cuánta información y que buenas fotos. Tomamos buena nota de todo porque este será un destino para el nuevo año :-). Saludos compis viajeros :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva! =) Si tienes cualquier duda, adelante! A ver si podemos ayudarte.

      Saludos!

      Eliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...