martes, 4 de noviembre de 2014

Ruta por Europa Central. BUDAPEST. Día 1: Pest.

Castillo de Buda
Este verano fue difícil escoger el lugar de vacaciones, y la verdad es que mi pareja y yo tuvimos que hacer algunas concesiones. Tras considerar varios destinos nos decidimos por Viena y Budapest: en 2012 yo ya había estado en Praga y tenía muchas ganas de visitar estas dos capitales para completar el Triángulo Imperial, así que no nos lo pensamos más y planeamos una semana entre tres países: Hungría, Austria y Eslovaquia.


Comenzamos nuestra ruta por la capital húngara por dos razones: porque los billetes resultaban más baratos y porque había oído que Viena era magnífica, así que no quería quitarle a Budapest la oportunidad de sorprenderme. Salimos a las 6:15 h desde Barcelona con Ryanair y 2h30 más tarde llegamos a nuestro destino. Para llegar al centro preguntamos en el punto de información del aeropuerto, pero la explicación que nos dieron resultó no ser la mejor. Cuando íbamos en el autobús (un poco perdidos, todo hay que decirlo) una señora muy amable que pensó que éramos italianos nos indicó la mejor manera de ir del aeropuerto de Budapest al centro de la ciudad:

  • Al salir de la terminal, hay que coger el autobús 200E. Podéis comprar los billetes en el punto de información del aeropuerto y tienen un precio de 350 HUF por persona (poco más de 1 euro).
  • Si realizáis todo el trayecto llegaréis a la parada Köbánya-Kispest, donde podréis enlazar con la línea 3 (azul) de metro. Desde allí podréis ir hasta donde esté vuestro hotel.

El metro de Budapest
Visto aquí

La señora hizo el mismo recorrido que nosotros porque vivía por la zona ¡y nos dejó en la calle de nuestro hotel! Como ya he dicho antes fue superamable, y no solo ella, pues nuestra impresión sobre los húngaros seguiría mejorando a lo largo de los días siguientes =)

Reservamos una habitación doble con desayuno incluido en el hotel Star Inn Budapest Centrum *** por 25 euros persona/noche. El hotel estaba muy bien y el desayuno era muy completo. Además, estaba bastante bien situado y nos resultaba fácil llegar a todas partes desde allí (ya fuera en metro o, en ocasiones, caminando).

Nuestra habitación en el Star Inn Budapest Centrum

Tras instalarnos dio comienzo nuestro recorrido por la ciudad. Ese día habíamos decidido centrarnos únicamente en Pest, la parte de la ciudad que se encuentra a la derecha del río. El primer punto de nuestro itinerario fue el Parlamento, pero no quisimos entrar y desde allí continuamos hasta el paseo del Danubio. El calor era insoportable, no exagero al decir que rondábamos los 40ºC...

Vistas hacia Buda desde Pest

Dimos un paseo en dirección al Puente de las Cadenas, y a lo largo del camino vimos puntos y lugares de interés como la escultura de los zapatos, la Plaza Vigadó y el Palacio Gresham.


También había leído en la guía de viajes que en el paseo del Danubio se encontraba la escultura de la princesita, así que fuimos en su búsqueda. Para que no os volváis locos mirando para todas partes, os diré que está situada junto a la parada Vigadó Tér del tranvía n.º 2A, en el tramo que hay entre el Puente de las Cadenas y el Puente de Elizabeth. Esta estatua a tamaño real data del 1990 y su autor, el conocido artista húngaro László Marton, se inspiró en su hija de seis años, a quien un día vio jugando en el jardín disfrazada de princesa. Debido a su similitud con un duende, se la conoce también como «la estatua del duende».

Estatua de la Princesita

Llegados a este punto decidimos hacer una primera parada para comer. Eran las 14:00 h, el calor seguía apretando y nos moríamos de hambre. Elegimos un Subway para no detenernos demasiado, ya que queríamos aprovechar el primer día todo lo posible. Eso sí, después nos paramos en la Pastelería Gerbeaud, una de las más famosas -y caras- de la ciudad. Para que os hagáis una idea, por un café helado y un cappuccino frappé nos cobraron 4.200 HUF (unos 14 euros; eso sí, ¡qué cafés!), pero no todos los días tiene uno la suerte de estar en Budapest y un día es un día. En la terraza se estaba estupendamente: a la sombra, con nuestros cafés fresquitos y con la melodía del saxo de fondo...

Pastelería Gerbeaud

A las 15:30 h volvimos a ponernos en marcha y nos dirigimos a la Sinagoga Judía. El último acceso era a las 17:30 h, así que fuimos caminando hasta allí dándonos toda la prisa posible. La entrada nos costó a cada uno 2.950 HUF (aproximadamente 10 euros) e incluía el acceso a la sinagoga, el memorial y el museo judío y una visita guiada en español. Por la visita guiada se paga un pelín más, pero merece muchísimo la pena y la recomiendo encarecidamente.

Sinagoga Judía

Dos horas más tarde finalizamos nuestra visita. Desde la Sinagoga nos dirigimos a la Avenida Andrassy para volver al hotel dando un paseo. Así, a lo largo de todo el recorrido pudimos seguir viendo lugares importantes de la ciudad, como la Basílica de San Esteban o el Teatro de la Ópera:

De izquierda a derecha:
Basílica de San Esteban, Avenida Andrassy y Teatro de la Ópera

Al día siguiente seguiríamos disfrutando de Pest, pero de una manera mucho más relajada, ya que teníamos reservado el acceso al Balneario Széchenyi... =P



Si queréis saber más sobre Budapest, no os perdáis las entradas de nuestros #postamigos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

18 comentarios:

  1. No conozco Viena, pero a mí Budapest me pareció preciosa! Creo que tiene una fama injusta de ser la ciudad más fea de las capitales imperiales. Y la amabilidad de los húngaros también me llamó la atención! Son más majos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me habían hablado bastante mal de Budapest y de hecho por eso la descarté en más de un viaje, pero viendo lo que escribe Carol, ¡he cambiado totalmente de opinión!

      Judith

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo contigo, M. Carmen! Justo después de Budapest fuimos a Viena y, aunque nos gustó también, Budapest nos robó el corazón. Quizá fue porque no es tan popular como Viena, no lo sé, pero por lo bonita que es la ciudad, la de cosas que se pueden ver y la amabilidad de la gente la recomiendo 100% :)

      Eliminar
  2. No he estado en Budapest, pero lo estoy deseando. Todo el mundo me habla maravillas, así que tendré que ir en cuanto pueda. Gracias por compartir, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te lo plantees :) Si necesitas ayuda, estaré encantada de ayudar. Un saludo!

      Eliminar
  3. Estos relatos me vendrán bien, porque es una de mis opciones como escapada en solitario para el año que viene...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las escapadas en solitario muchas veces vienen genial, ¡disfruta de Budapest!

      Eliminar
    2. ¡Me alegro mucho, Verónica! Ya sabes, si tienes cualquier duda o pregunta aquí estoy ;)

      Eliminar
  4. Yo también tengo muchas ganas de conocer Budapest, igual algún año vamos en diciembre y aprovechamos para ver los mercados navideños :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mercadillos navideños siempre le dan una magia especial a cualquier ciudad, así que seguro que Budapest os resultará aún más bonita =D Por cierto, ¿cuándo os vais a Turquía? =P

      Eliminar
  5. A mí me parece que Budapest es mucho bellas que Viena en caunto al paisaje sobre el Danubio ;)
    Muy completo tu artículo.

    Saludos desde Budapest

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! :) A mí también me lo pareció, Viena en ese aspecto sale perdiendo jeje.

      ¡Saludos desde Barcelona!

      Eliminar
  6. Conozco Budapest. Me parece una ciudad muy bonita. Y con este post me han entrado ganas de regresar. Gracias por contarlo tan detallado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar :) ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Budapest es una ciudad bonita y con mucha vida, a nosotros nos recordó un poco Barcelona en el sentido de que se veía una ciudad muy activa. Eso si el plus de tener un río que la cruza siempre le suma valor. A nosotros también nos parece que merece la pena pagar la visita guiada a la sinagoga judía.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí, a nosotros también nos recordó!
      Vamos siguiendo lo que escribís en vuestro blog sobre este viaje, ya vi que hicimos prácticamente la misma ruta con apenas un par de semanas de diferencia :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. Vuestro viaje tiene buenísima pinta, es un recorrido que me encantaría hacer pronto, así que tomo nota de todo lo que contáis :) ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Sandra! =D Durante las próximas semanas continuaremos con el diario del viaje, a ver si podemos darte ideas! Y ya sabes, si tienes cualquier duda no dudes en preguntar. ¡Un abrazo! =)

      Eliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...