martes, 16 de septiembre de 2014

Ruta en coche por Dinamarca: Jutlandia (Parte 1)

Como algunos sabréis, vivo en el norte de Alemania, donde la religión que impera no es la católica sino la protestante, lo que significa que apenas tenemos festivos. Por triste que parezca, no tenemos más que un par de días en Semana Santa y poco más. Por eso, cuando a finales de abril tuvimos la suerte de tener un lunes festivo, mis amigas y yo no nos lo pensamos dos veces y planeamos un viaje a Dinamarca. Tampoco teníamos muchas más opciones, pues nuestra ciudad queda bastante lejos de otros lugares conocidos o importantes, y contando con solamente tres días debíamos hacer un viaje exprés pero denso, y Dinamarca era la mejor opción. Así pues, alquilamos un coche y allá que fuimos. ¡Empieza la aventura!


Salimos un sábado a las 9:30h de la mañana tras haber ido a recoger el coche que habíamos alquilado con la compañía Sixt. No me voy a enrollar mucho con el tema del alquiler de coches, porque Mar ya dedicó todo un post a ello, os recomiendo que lo leáis si todavía no lo habéis hecho. Decidimos alquilar porque nos salía mejor que ir en transporte público, y más teniendo en cuenta que, debido a la falta de tiempo, íbamos a dedicarnos a visitar la península de Jutlandia, y no toda Dinamarca entera. Así pues, no vimos Copenhague porque además de lejos, llegar hasta allí se salía bastante del presupuesto con el que contábamos (que como imaginaréis, era bastante apretado). Así, nuestra ruta consistía en ir subiendo hasta el otro extremo de Dinamarca e ir visitando ciudades tanto a la ida como a la vuelta, pero eso ya lo iréis viendo en esta y las siguientes entregas.

La primera parada que teníamos programada era una ciudad costera del norte de Alemania: Kiel. Llegamos allí en cuestión de hora y cuarto, aparcamos y paseamos por el puerto. No hay mucho que decir de esta ciudad; pese a ser importante no tiene mucho que ver, y en un par de horas ya estábamos de nuevo en el coche para seguir nuestro camino hacia tierras danesas. Cuando por fin cruzamos la frontera (pasada más o menos una hora) vimos un cartel que avisaba que más adelante habría peajes... Cabe decir que en realidad, en todo el viaje no tuvimos que pagar ni un peaje, así que en ese aspecto no os preocupéis. Una vez en Dinamarca, paramos a comer en uno de los descansos de la autopista habilitado con mesas de campo, servicios y con unas vistas muy bonitas. Seguimos nuestra ruta y lo siguiente sería cruzar a la isla de al lado, llamada Fiona, para visitar Odense, la tercera ciudad más grande de Dinamarca y conocida por ser el lugar donde nació Hans Christian Andersen. Ya sabéis, el de los cuentos. Vale decir que entre una cosa y otra llegamos sobre las 16:30h de la tarde y ya estaba todo cerrado. Pero todo, ni un museo, ni una triste tienda de souvenirs. Con suerte había algún puesto de kebap o un Lidl abierto, pero ya. Paseamos por un parque muy bonito y de ahí caminamos hasta el centro de la ciudad. Sinceramente, no nos gustó demasiado Odense, ya que entre que estaba todo cerrado y que no había mucho por ver, estaba todo bastante muerto y desierto. Así que en un par de horas volvimos al coche y condujimos de vuelta a la península de Jutlandia. En concreto, nos dirigíamos a Aarhus, la segunda ciudad más grande del país y también la segunda decepción del día. Desde Odense tardamos aproximadamente dos horas. Como ya era tarde y estábamos bastante cansadas, fuimos directas al hostal a ducharnos y cenar, y nos quedamos en la sala común viendo la tele y hablando. Por si os interesa, nos alojamos en el albergue DanHostel porque no había otra: la oferta de hostales en esta ciudad es limitadísima, y los precios desorbitados. Cogimos una habitación de 5 y estuvo muy bien, pero tuvimos un pequeño percance con las sábanas. Resulta que como llegamos pasadas las 20:00h, ya no había nadie en recepción, y lo que hicieron fue dejarnos un sobre en la puerta de recepción con nuestro nombre y las llaves de la habitación dentro. En uno de los papeles en los que ponía las reglas del hostal, decía que era obligatorio el uso de sábanas y que debíamos usar las que nos habían dejado en el cuarto... Total, que las usamos (pese a tener alguna de nosotras alguna sábana o manta por ahí) y al día siguiente, después de pagar unos 8€ (una barbaridad), nos dijeron que podríamos haber usado lo que traíamos y no nos habrían cobrado. En fin, qué le vamos a hacer.

El día había sido largo y había cundido bastante, aunque de momento no nos apasionaba demasiado Dinamarca...

Bonito lago con casitas

Una antigua librería

Desconocemos totalmente qué es ese edificio

Una iglesia de apariencia bidimensional

Nuestra primera impresión de Dinamarca y conclusiones del día:


1.- Los chicos parecen trolls: bajitos, barbudos y pelirrojos

2.- Las chicas van muy choni, en chándal/pijama y deportivas

3.- Las casas son muy bajitas... claro, para la estatura estándar -troll-

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios:

  1. Anda! no sabía que vivías en Alemania! Yo voy en una semana para allá, pero al sur, a Ratisbona. Pensé que Dinamarca estaba mejor, pero por lo que cuentas no parece que mole mucho de momento...
    Encima lo de las sábanas me parece que tienen mucho morro, seguro que lo hicieron para que pagarais y ya está. Luego quedan bien diciendo que podíais usar lo vuestro.

    Un saludito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en el norte! Espero que te vaya bien por el sur, te quedas mucho tiempo?
      Fue una sorpresa lo de Dinamarca, y ahora temo que me pase lo mismo el día que visite Suecia, por ejemplo, ya que se parecen bastante...

      Eliminar
    2. Te aconsejo que te pases por el grupo de facebook "Españoles en Dinamarca 2/Spaniere i Danmark 2", porque a parte de ser más númeroso puesto que hay gente de todas las nacionalidades, son además bastante amantes de Dinamarca. Ángel David Castillo te puede dar una conferencia sobre Dk y las múltiples opciones de diversion, etc.
      Yo no conozco mucho Dk pero realmente crees que las dos pavas que has fotografiado son danesas????????? Creo que les sobra pigmentación... Y en general los daneses son bastante altos y rubios y con unos ojos azúles de infarto.

      Eliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...