viernes, 6 de junio de 2014

Lunes de Aguas

Hornazo Salamanca
Foto vista aquí
Si os digo que a finales de Semana Santa, pasada la Cuaresma, se celebra en Salamanca el “Lunes de aguas”, es posible que penséis que se trata de una fiesta religiosa: si tenemos el “Viernes Santo” o el “Domingo de Resurrección”, ¿por qué no va a haber un “Lunes de Aguas” en el que se celebre algo solemne como se suele hacer por Pascuas? Pues bien, os adelanto que los salmantinos saben celebrar el fin de la Semana Santa mejor que nadie, rememorando una fiesta pagana con una historia picarona y más subidita de tono de lo que cabría esperar... Catalogaré esta historia con dos rombos para no herir sensibilidades... ;)
Como no os quiero aburrir con datos históricos pesados, iré al grano:

Poneos en situación. Año 1543. Felipe II, casto y puro como era él, visita Salamanca, cumbre de cultura y tradición literaria, ciudad castiza que alberga la primera y más grande universidad de la época en el país, vaya, un ejemplo a seguir. Total, que cuando llega el príncipe y lo que encuentra realmente es un desfase que ni en Gandía Shore, se pone las pilas y prohibe todo lo carnal durante la Semana Santa. Nada de comer carne, nada de catar carne. Echó a las prostitutas de la ciudad y estas fueron llevadas al otro lado del río Tormes, y durante mes y medio a la gente no le quedó otra que abstenerse de todo placer y aguantar, aguantar y aguantar... Hasta que al fin terminó la Semana Santa, y el lunes siguiente al Lunes de Pascua corrieron los miles de estudiantes al río y se trajeron a las prostitutas de vuelta, ya tuvieran que llevarlas a caballito o remando. Y allí, a orillas del Tormes, comieron carne en todos los sentidos y celebraron el fin del período de abstinencia con una gran orgía sin precedentes. Todos con todos, amor libre. 

Salamanca Lunes de aguasA día de hoy, el Lunes de Aguas se celebra (en principio) en forma de excursión familiar al campo, aunque la realidad es que se monta un botellón multitudinario en el Tormes y todo el mundo come el famoso hornazo de Salamanca, una especie de empanada gigante rellena de chorizo, lomo, huevo... Vamos, una bomba hipercalórica solo apta para valientes de verdad. 

¿Conocíais esta festividad? ¿Os imaginábais que una fiesta pagana tan subida de tono y que en su día tenía todos los números para ser prohibida podría llegar a conservarse hasta la actualidad? Para que luego digan que si la juventud de hoy en día está revolucionada...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 comentarios:

  1. Estarían los pobres que no podían mas. Jajaja. Nunca había oido hablar de ella y me ha encantado hacerlo.
    Un saludo.
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja la abstinencia es muy mala... trae consecuencias fatales!

      Eliminar
  2. No había oído hablar nunca de esta fiesta! qué curiosa! jejeje Pero claro, después de tanta prohibición, normal que lo celebraran por todo lo alto! jijijiji

    ResponderEliminar
  3. qué fiesta tan curiosa! no la conocía!! Normal que después de tantas prohibiciones luego lo celebraran por todo lo alto! jijijii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, así lo celebran los salmantinos, que son más listos que nadie...!

      Eliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...