miércoles, 4 de junio de 2014

El día en que nos multaron en el tren de Nápoles a Roma

Cuando viajas con un presupuesto muy ajustado y ocurren imprevistos... ¡horror! No hace nada de gracia desembolsar más de lo que tenías planeado, y mucho menos si te ponen una multa. Por ello, siempre hay que contar con un dinero extra al viajar; ya dicen que mejor que sobre que no que falte...

Tenía 20 años cuando fui a Roma con mi mejor amiga. Acababa de empezar a viajar por mi cuenta y me dio fuerte. Al irme de Erasmus todo cambió: descubrí que podía moverme sola por el mundo, todo lo que este tiene para ofrecer, y empecé a viajar siempre que tenía ocasión. A día de hoy sigue siendo así, siempre estoy pensando en cuál será mi próximo viaje y en mis ratos libres diseño las rutas. Estoy segura de que os sentís identificados =)

Nápoles
Debo confesar una cosa: me apasiona todo lo relacionado con la época romana, y cuando descubrí la existencia de Pompeya decidí ir fuera como fuera. Íbamos a estar en Italia un total de cinco días, así que exprimimos Roma todo lo posible para poder ir a Nápoles y de ahí a Pompeya, a unas dos horas y media de la capital. El billete nos costó aproximadamente 20 euros a cada una y en el trayecto de ida todo fue bien. Bueno, bien... Nos quedamos parados aproximadamente una hora, pero habíamos madrugado tanto que dormir una hora más no nos fue del todo mal. De Nápoles fuimos a Pompeya, alucinamos en pepinillos y cumplimos un sueño.


Al día siguiente volvimos a Roma por la tarde. Antes del viaje ya habíamos buscado los horarios de los trenes, así que un ratito antes de que saliera el que queríamos coger fuimos a la estación y compramos los billetes en una de las máquinas. Habíamos visto unos a 11 euros cada una: mismo tipo de tren, mismo tiempo de trayecto... ¡Estábamos de suerte! Nos salían a mitad de precio. Recuerdo que justamente había una trabajadora al lado que nos ayudó a sacarlos (aunque nos despachó con bastante prisa) y dijo que estaba todo bien, que no había ningún problema y podíamos subir al tren directamente. Pues bien, tan tranquilas nos fuimos a coger el tren y nos echamos un sueñecito. Y de repente... abro los ojos y me encuentro delante al revisor. Visualizad a un hombre con una pinta de italiano tremenda y ponedle un uniforme de revisor. Ahí lo tenéis. La conversación (con mis pensamientos en cursiva) fue más o menos así:

REVISOR: Los billetes, por favor.
CAROL: Aquí tiene.
(El revisor se los mira y to' chulo nos mira y nos dice...)
REVISOR: Esto no es correcto, los billetes no están bien.
CAROL: Pero... ¿cómo que no están bien? Acabamos de comprarlos...
REVISOR: Este es un billete con fecha abierta, tendríais que haber ido a las taquillas para que constara que cogíais este tren.
CAROL: (¡Puñetera tía que nos ha ayudado a comprar el billete, ya nos lo podría haber dicho!) ¿Y entonces...?
REVISOR: O compráis otro billete o pagáis una multa.
Meme sorpresa 
CAROL: (¡Ay, Dios mío, que nos quiere soplar 50 euros por lo menos a cada una! Si el billete es de unos 20 euros...) ¿De cuánto es la multa?
REVISOR: Son 8 euros.
CAROL: PAGAREMOS LA MULTA.
Shut up and take my money 

Y esta es mi historia. La verdad es que fue una multa ridícula (afortunadamente) y al final los billetes nos salieron igual que a la ida, pero es una de esas cosas que te hacen aprender a medida que viajas. Es como volar con Ryanair: al principio te la meten doblada, pero luego no te pillan ni aunque quieran =P


MORALEJA

Cuando veáis una diferencia de precio considerable en billetes de tren, desconfiad por si acaso y preguntad hasta la saciedad. Más vale pecar de pesado que ganarte una multa...

¿Alguna vez os ha pasado algo parecido?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 comentarios:

  1. Vaya susto lo de la multa! menos mal que luego no fue mucho!! Pero ya podía haber avisado la mujer que os ayudó!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaaaa, menos mal que solo fueron 8 euros! Al fin y al cabo el billete lo teníamos, lo que no habíamos especificado la fecha porque no sabíamos que se trataba de un billete de ese tipo =S En fin, una anécdota más! =P

      Eliminar
  2. Qué barateja la cosa!

    A mí me pusieron una multa (con razón) por ir sin ticket en el metro de Berlín, justamente el día que iba al aeropuerto para volver... Me cagué en todo pero la multa estuvo viniendo 2 años a España y no la pagué y he vuelto a ir a Berlín sin problemas <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja y al final se dieron por vencidos? Me contaron una vez una historia (quizá es una leyenda urbana) en que alguien ignoró una multa procedente de Alemania y al final se acabaron presentando en su casa. Imagínate tú la situación...! Menos mal que tú no has tenido más problemas =)

      Eliminar
  3. Vaya aventura!!!! La verdad es que viajando te pasa de todo... y más si vas con un presupuesto ajustado ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, porque va uno mirando por no gastar demasiado y luego toca soltar un porrón de golpe y fastidia bastante, sobre todo si es por una tontería y por no saberlo...

      Eliminar
  4. Menudo susto al principio cuando debisteis oir la palabra "multa" pero al fina por 8 euros la cosa os salió incluso algo más rentable! Nunca he tenido que pagar multas (fuera de España, aquí sí... jejeje) y espero seguir con la racha!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pasa fatal, porque no entiendes qué has hecho mal o cómo salir del marrón... por suerte, 8 euros no duelen tanto, pero aun así fastidia pagar multa por algo que nos has hecho a mala fe, sino por un despiste... Ay, cómo estamos... Pronto publicaremos una entrada sobre la vez en la que CASI nos multan en Alemania y cómo nos libramos al final...!

      Eliminar
  5. Yo una vez me "colé" en un vaporetto de Venezia. Estuvimos 5 días pagando rigurosamente y nunca habíamos visto a un solo revisror. Ese día nos arriesgamos para ir desde Sta María de la Salud a San Marcos. Justo! Un revisor a bordo (fue el trayecto mas largo d emi vida, y mira que es cortito). Por suerte el revisor se puso a charlar con un señor y ni nos miró.
    Desde entonces ¡
    Nunca más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No falla! Basta con que no compres un día para que aparezca el revisor. Menos mal que al final os librasteis! =P

      Eliminar
  6. La verdad que ... habiendo estado en más de 40 paises, ... el único lugar donde me han multado (en el metro - no te ticó bien el billete -) en la carretera (me llegó al tiempo, iba a 63km/h cuando el límite era 60) ... por meterme en una calle para sólo residentes (algo casi imposible de NO hacer en las caóticas ciudades italianas), etc ... HA SIDO EN ITALIA.
    En cualquier otro lado, te puedes pillar haciendo algo y tal pero te perdonan ... o lo pasan por alto al ser turista, pero en Italia NO.
    Vaya ...
    Un saludo, nos leemeos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué mala suerte...! =S Habrá que andarse con ojo de ahora en adelante, que no queremos más multas jaja. Un saludo! =)

      Eliminar
  7. Menos mal que fue poca la multa, yo también la hubiera elegido! A mí no me han multado nunca, aunque recuerdo que cuando estuve una semana recorriendo Alemania en un coche alquilado viví con miedo tiempo después de que me llegara alguna multa, ya que con eso de los tramos sin límite de velocidad... Me daba miedo haberme saltado alguno jejeje.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...