martes, 3 de junio de 2014

Diario de Bélgica. Día 4: Bruselas (II).

Era nuestro cuarto y último día en Bélgica. Los días anteriores habíamos estado en Bruselas, Brujas y Lovaina, y como esa tarde cogíamos el avión en Charleroi decidimos no desplazarnos y ver lo que nos quedaba en la capital. Como el primer día nos habíamos limitado a ir a todas partes caminando porque todo quedaba relativamente cerca, aquel día tocaba ir a los puntos más alejados. Después de desayunar nos pusimos en marcha y cogimos el metro para ir a ver otro de los monumentos más representativos de Bruselas: el Atomium. (Parada de metro más cercana: Heysel línea 6). Este representa el elemento químico del hierro y está formado por nueve esferas (nueve átomos) que albergan un restaurante y diversas exposiciones. Nosotros nos conformamos con verlo por fuera, ya que ese día teníamos un tiempo muy limitado y no teníamos mucho interés en visitar el interior.

Atomium Bruselas
Atomium
Después de unas vueltas y unas fotos, decidimos acercarnos hasta el Pabellón Chino, el Museo de Arte Japonés y la Torre Japonesa, algo que tenía muchas ganas de ver desde la primera vez que pisé Bruselas (¡a la tercera va la vencida!). Tardamos entre 20 y 30 minutos en llegar caminando y nos impresionaron muchísimo al verlos, era como estar en otro lugar.

 Pabellón Chino Bruselas
Pabellón Chino


Museo de Arte Japonés Bruselas
Museo de Arte Japonés

 A las 14:00 h cogimos el metro dirección al Parc du Cinquantenaire, una de las pocas cosas que nos quedaban por visitar. (Paradas de metro más cercanas: Merode y Schuman ambas en las líneas 1 y 5). Estaba llenísimo de gente: unos hacían picnic, otros jugaban a fútbol, otros leían tumbados al sol, otras tomaban el sol en bikini... La verdad es que aquel día hacía muchísimo calor, era un día de verano propiamente dicho. Entramos por la parte oeste (la entrada más cercana a Schuman) y recorrimos sus jardines hasta cruzar el Arco del Triunfo.

Parc du Cinquantenaire Bruselas

A las 15:45 h estábamos de vuelta en el centro. Debíamos encontrar un sitio para comer y en esta ocasión no tardamos nada en decidir: fuimos a Marché aux Fromages, una calle que descubrimos por casualidad el día anterior cerca de la Grand Place en la que hay muchos restaurantes de origen griego, y nos sentamos en una de las terrazas.

Restaurantes Bruselas
Hellas, Plaka, Mykonos, Athenes... Innegablemente griegos.

Después de comernos un buen gyros, nos fuimos a buscar el postre a otra parte. Llevábamos todo el viaje con antojo de unas fresas con chocolate blanco de Leonidas, así que no desaprovechamos nuestra última oportunidad y compramos una brocheta =P

Sin perder más tiempo, a las 16:45 h volvimos al hotel a recoger las maletas y nos dirigimos hacia el aeropuerto de Charleroi, desde donde salía nuestro avión a las 20:15 h. Nuestras minivacaciones se habían acabado demasiado pronto, pero las habíamos disfrutado al máximo =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por este ilustrativo recorrido por las calles de la capital belga. Un post y un blog muy recomendable el vuestro. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Nos alegramos de que os guste =D ¡Saludos!

      Eliminar

Comenta, ¡queremos saber qué te ha parecido!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...